Provoca "Harry Potter" adicción a coleccionistas

El mago sigue generando fanatismo en el mundo; desde hoy se exhibe una muestra de artículos más grande.
El personaje ha despertado el interés en niños de todas las edades.
El personaje ha despertado el interés en niños de todas las edades. (Clasos, Iván Castañeda)

México

A pesar de que la saga de Harry Potter terminó, la fascinación por el mago sigue trascendiendo, pues seguidores de diferentes edades y países atesoran con recuerdos la historia que en libros y películas despierta una gran pasión.

Los objetos que se derivan de los libros y películas son la principal arma para que fanáticos coleccionen desde tasas y varitas mágicas hasta castillos que llegan a valer más de 10 mil pesos.

No obstante, solo una persona es quien puede presumir que tiene prácticamente todo lo relacionado con Harry Potter y es mexicano. Su nombre es Asher Silva Vargas, acreedor de la colección más grande del mundo, avalada por Récord Guiness.

“En 2001 tuve la suerte de que cayó en mis manos el primer libro de Harry Potter. Lo leí, me engolosiné con la historia, esperé a que saliera el segundo libro, luego el tercero. Después tuve la fortuna de contrastarlo con las películas y de ahí fue un movimiento de coleccionismo que fue creciendo y que me fascinó”, comentó en entrevista Asher, quien expondrá su colección en el Museo del Juguete de esta ciudad a partir de hoy.

“Son 3097 piezas reconocidas por Récord Guiness. En total fueron 3475 piezas inventariadas y en la actualidad tengo arriba de 4 mil. Los tengo divididos en categorías que son libros, películas, audiolibros, rompecabezas, escobas, varitas, revistas, entre otras cosas”, agregó.

Con orgullo, el coleccionista señaló que nunca para de buscar artículos nuevos y nunca ha valuado monetariamente lo que posee, pero calcula que son “como 15 años del salario que tengo en todos los objetos”.

“Esto fue hecho a través de muchos años. No tengo una capacidad económica desahogada como para decir ahorita vengo voy a Londres, a Estados Unidos o Japón. Solo voy comprando y comprando a cómo puedo”.

La forma en cómo se ha hecho de su colección, principalmente ha sido por internet, donde ha intercambiado, comprado y revendido objetos por medio de subastas o páginas de compra y venta; artículos que compartirá con los fanáticos de la saga, a través d ela exposición..

“Tuve la fortuna de contar con la herramienta básica que es el Internet para el intercambio, compras envíos, tengo artículos rarísimos como una latas que viene exclusiva de Harry Potter importada de Japón. Los libros los tengo en varios idiomas, en árabe, hebreo, francés, italiano. Varitas traídas de Europa, Todo objeto tiene una historia, es lo más enriquecedor de todo esto”, dijo.

Para Asher, Harry Potter ha logrado una transgeneracionalidad, porque en las convenciones a las que ha ido: “Hay de más de 60 años y niños menores de 10 años que se están involucrando hasta ahora”. 

En Londres

En Londres, la fiebre por Harry Potter continúa pues la tienda Platfomr 9 3/4, ubicada en Kings Cross, es una de las visitas obligadas para los seguidores de distintas partes del mundo.

Desde los dulces que aparecen en la primera entrega del mago, hasta suéteres, libros en diferentes idiomas y varitas mágicas, los vendedores no paran de ofrecer a los fanáticos más de las piezas.

Entre lo más buscado se encuentra un castillo de cristal que cuesta alrededor de 20 libras; también los trofeos que aparecen en las películas con un valor de 100 libras se pueden encontrar.

En la tienda de juguetes Hamley’s, una de las jugueterías más famosas de Londres, tienen un espacio dedicado especialmente a Harry Potter y las piezas están exhibidas en vitrinas.