Proclaman Día del Rock Mexicano en concierto

Armando Manzanero encabezó el acto, en el que El Tri, Panteón Rococó y Café Tacvba ofrecieron la variedad de su género musical.

La comunidad rockera de México proclamó el 7 de noviembre como Día Nacional del Rock Mexicano y lo celebró con un concierto llamado Lotería Musical, que incluyó a grupos y artistas como Café Tacvba, Botellita de Jerez, La Lupita, Ely Guerra, Moderatto, Panteón Rococó y El Tri.

“El rock es una música que llegó para quedarse. Hoy se instala el 7 de noviembre como el Día del Rock Mexicano, el cual fue iniciativa de Alex Lora y celebramos con este concierto”, dijo el cantautor Armando Manzanero al inaugurar el 2do Festival Artístico de Otoño que se llevó a cabo en el Centro Cultural Roberto Cantoral.

El nuevo recinto inaugurado en junio del año pasado albergó a cerca de 850 personas que gritaron de júbilo al aparecer Ely Guerra vestida con un sombrero negro y unas zapatillas blancas, al ritmo de su rock estilizado, interpretó temas como “Tengo frío” y “Ojos claros, labios rosas”.

Después de que un video, al mero estilo de la lotería, remembrara la historia del rock nacional, la presentación de Moderatto se retrasó por problemas con la batería, y para amenizar la transición salió Armando Vega-Gil,  bajista fundador de Botellita de Jerez, quien pidió olas al público, y recordó los tiempos en que el rocanrol mexicano trató de desprenderse de las influencias extranjeras.

Vega-Gil bajó del escenario y pidió al músico Chavarock que definiera a los “hoyos funkies”, lugares en los cuales sobrevivió el género tras su censura en los años 70 y 80.

Chavarock los definió como “lugares sin luces, sin seguridad, ni baños, un chingo de mota y mucho amor por el rock”.

Moderatto se lució para resarcir su tardanza. Dio un show inolvidable a los presentes que al principio se resistían, pero cayeron bajo el encanto del “Popurock” y “Ya lo veía venir”. El espectáculo incluyó mujeres desnudas, al vocalista Bryan  Amadeus paseándose entre las butacas y trepando a los palcos y un concurso de guitarra eléctrica, en el cual salió ganador un joven al cual le regalaron el instrumento propiedad de Amadeus.

Después apareció en el escenario Sabo Romo, integrante de Caifanes, junto a Vega-Gil, quienes dieron un show de sarcasmos y críticas a festivales musicales caros. Después llegó La Lupita, que tocó éxitos como “Ja ja ja”  y “Paquita Disco”.

Al finalizar, la gente no podía esperar y gritaron “Olé olé olé Café, café”, en referencia a Café Tacvba, que prendió al público y lo pusó a corear “El baile y el salón”, “Las flores”, “Chilanga banda”, y dieron un pilón con “Déjate caer”. Botellita de Jerez, Panteón Rococó y El Tri, quien cerró con “Las piedras rodantes”, se encargaron de cerrar la noche.