Privilegian escenógrafos el teatro sobre la tecnología

Sergio Villegas, Jorge Ballina y José Larroa-Fink, creativos de ambientes, apuestan a la utilización de la modernidad en escena solo cuando es necesaria.

México

Las nuevas producciones teatrales apuestan actualmente por la innovación tecnológica para ofrecer un proyecto visual más completo en su escenografía; sin embargo, para algunos profesionales de esta materia se ha abusado de estos modernos recursos.

“Es parte de la labor del escenógrafo a veces decir no. No necesitamos tanto circo y maroma y necesitamos más teatro’”, considera Sergio Villegas, quien ha creado los ambiente para obras como Mentiras, el musical y Cama para dos, ambas en cartelera.

Villegas, también encargado de la iluminación de El curioso incidente del perro a medianoche, asegura que “la escenografía tiene una ventaja siempre y cuando se use de manera correcta para contar la historia”.

Jorge Ballina, responsable de escenografías de Si nos dejan y El curioso incidente del perro a medianoche, comulga con la idea de utilizar tecnología solo cuando la obra lo requiera.

“Yo me he negado. Por más que me dicen: ‘agrégale más moños y más fiestas’, tengo que decir: ‘no. A mí se me hace que esta obra funciona solita, los actores sin nada’, a veces me equivoco y a veces le doy, pero eso es teatro.

“Hay otras obras en las que prefiero hacer cosas más sencillas, enfocarme en el actor; como una que hice hace dos años que se llamaba La pequeña habitación al final de la escalera, donde había una plataforma y líneas de luz en el piso haciendo espacios. La tecnología la debes usar cuando realmente la necesitas para contar la historia”, expresó.

Al igual que sus colegas, José Larroa-Fink, arquitecto de profesión, quien creó la casa de la obra El cartero, declara su gusto por el trabajo de Villegas. Para él la innovación depende más de la percepción de los espectadores: “Ahorita hay cierta tendencia de involucrar a la gente en teatro. Yo creo que es bueno, nosotros proponer algo diferente”, expresó.

Sergio Villegas considera que “hoy en día tenemos una visión del teatro con mucho más acción, donde hay una participación del público y la ficción se mueve de manera distinta. La tecnología asiste en eso, pero la evolución, aunque aparentemente es tecnológica, es un entendimiento distinto que tienen los espectadores de la ficción teatral. Hay veces que el uso de la tecnología es exitoso, porque está oculto”, dijo.

Años de experiencia avalan el trabajo de Villegas, quien asegura que “erróneamente se piensa que la evolución de la escenografía está ligada a la tecnología, cuando es únicamente una variable, un componente de esta evolución, la escenografía evoluciona en la manera en que los escenógrafos interpretan las obras de teatro”, argumentó poniendo como ejemplo la obra ¡A vivir!, de Odín Dupeyrón.

Larroa-Fink, quien ha creado  la atmósfera de El pájaro negro, acepta que con la innovación de la escenografía en teatro “no estás descubriendo el hilo negro, ya todo está hecho, pero lo padre es que le das ese giro”.

:CLAVES

LO QUE VIENE

José Larroa-Fink está creando un escenario para una obra en el teatro Libanés que será producida por Salvador Garcini.

Ya planteamos que la escenografía va a salirse del escenario, en específico lo que vamos a hacer con un árbol, estás parado y ves que el árbol te está invadiendo en las primeras filas. Es muy creativo, da un sentido de que es acogedor”, dijo.