Phoenix presentó su evolución en Guadalajara

Un viaje desde las guitarras rítmicas de sus inicios hasta los sintetizadores de hoy en día fue lo que presentaron los franceses ayer en el Auditorio Telmex.
La banda francesa Phoenix presentó su más reciente producción en el Auditorio Telmex.
La banda francesa Phoenix presentó su más reciente producción en el Auditorio Telmex. (Milenio)

Guadalajara

“¡We are Phoenix and we are from Versalles, hello Guadalajara!", así se presentó la banda francesa que ayer presentó su más reciente producción en el Auditorio Telmex. Un recorrido por su evolución musical fue lo que ofrecieron Thomas Mars y compañía en su segunda visita a la ciudad.

Entreteinment, primer sencillo de Bankrupt! disco que se encuentran promocionando, sirvió para iniciar de manera explosiva la noche; en un escenario sencillo, con sólo una gran pantalla de leds que iluminaba de color las seis sombras en el escenario. Lasso y Lisztomania, del Wolfgang Amadeus Phoenix, dieron continuidad a la euforia que ya se había despertado entre la audiencia que llenó un poco más de la mitad del Auditorio.

A pesar de haber experimentado con la música electrónica y los sintetizadores en la producción de Bankrupt! el viaje al pasado mantuvo intactas las guitarras rítmicas utilizadas hace casi 10 años en United y Alphabet.

Long Distance Call, Too Young, Girlfriend y S.O.S. In Bell Air continuaron con la presentación, la cual poco a poco fue demostrando la capacidad creativa visual del show preparado por la agrupación.

El ánimo subió con los primeros acordes de Run Run Run, cuando las guitarras retumbaron en el recinto para inmediatamente dar paso a Trying to be Cool, que mostraría la nueva faceta de Phoenix, con doble sintetizador y más eléctrico que en los inicios.

Después vino la montaña rusa de emociones, al bajar un poco los decibeles, Chloroform, Sunskrupt!, Drakkar Noir Armistice y Consolation Prizes sonaron antes de que 1901 marcara el final de la primera parte del concierto.

La gente pedía más y los franceses volvieron al escenario para entregar las últimas piezas. Una versión acústica de Countdown sirvió como preámbulo para poner a todos a bailar con I Feel Ever Feel Better. Después Rome y un sampleo de Entreteinment, de nuevo, para concluir de manera definitiva la noche.