El formidable Nat King Cole

Musicópata.
Musicópata
(Especial)

Ciudad de México

Se están cumpliendo 50 años de la muerte de Nat King Cole, uno de los cantantes más sobresalientes de la música popular estadunidense, quien destacó al lado de contemporáneos como Frank Sinatra, Dean Martin o Perry Como. En México, este sensacional cantante negro tuvo una especial acogida ya que grabó en español obras de nuestro cancionero romántico, algo que lo distinguió entre los demás crooners.

En su voz el mundo conoció una parte importante del catálogo mexicano. Con un acento muy especial grabó temas muy queridos como “Noche de ronda”, “Cachito”, “Te quiero dijiste”, “Solamente una vez”, “No me platiques”, “Guadalajara”, “Perfidia” y “Las chiapanecas”, entre otros. Sin duda la grandeza de nuestra música recibió un impulso contundente a través de su incomparable voz.

A pesar de ser una persona muy amable cuya música siempre fue agradable al oído, Nat fue el centro de serias controversias durante sus 30 años como artista. A lo largo de su carrera logró tener discos muy exitosos, hizo giras internacionales, encabezó programas de radio y televisión y apareció en varias películas, pero también fue objeto de diversas críticas.

Por una parte, su transición del jazz a la música pop fue considerada por los puristas como una traición. Por otro lado, siendo una figura afroamericana prominente durante una era de cambios en las relaciones sociales entre las razas de los Estados Unidos, Nat se encontró muchas veces en medio de las tensiones raciales, siendo recriminado por los bandos en conflicto.

Sus esfuerzos a favor de la integración racial le produjeron la enemistad de los racistas, al tiempo en que era criticado duramente por los activistas de los derechos civiles, quienes opinaban que no estaba haciendo lo suficiente a favor de la causa. Pero esas controversias nunca opacaron su gran valor como artista.

Nathaniel Adams Coles era su nombre. En la realeza del jazz fue considerado como un rey, de ahí que se le agregara el título de “King” a su apelativo. A los 20 años formó un trío de jazz con Oscar Moore y Wesley Prince. Sin tener un baterista, el trío produjo un sonido único a base de piano, guitarra y bajo. Su primer éxito fue “Straighten Up and Fly Right”. En 1946, Cole lanzó “The Christmas Song”, tema que proyectó el lado suave y melódico de su voz y lo estableció como solista romántico.

En 1950, con acompañamiento de orquesta, conquistó el primer lugar de popularidad con la canción “Mona Lisa”. Al año siguiente lanzó su pieza más emblemática “Unforgettable”, la cual su hija Natalie relanzó como un dueto 40 años después, mezclando ambas voces gracias a los avances técnicos de estudio. Otras de sus grabaciones memorables fueron: “Route 66”, “Nature Boy”, “Pretend”, “Too Young” y “I Love You for Sentimental Reasons”.

Durante toda su vida Cole fue un fumador empedernido. Consumía tres cajetillas de cigarrillos al día pues creía que fumar le ayudaba a mantener el registro grave de su voz. Este hábito le produjo el cáncer pulmonar que lo llevó a la tumba el 15 de febrero de 1965. Han pasado ya 50 años, pero su presencia en la cultura popular sigue siendo formidable.