[Musicópata] Septiembre va sonando a norteño

La canción ranchera ha ido perdiendo terreno. La bucólica imagen de aquel rancho con galanes a caballo, casitas de paja, muchachas de trenzas y el brocalito del pozo, ha perdido magia.
Almeida
(Cortesía)

Ciudad de México

A pesar de que el sonido del mariachi y las canciones de José Alfredo Jiménez son lo primero que viene a la mente cuando se piensa en el fondo musical del mes de septiembre, la realidad es que hoy en día lo que predomina en el gusto popular nacional es la música de banda y los estilos norteños. Y si la inspiración surgida de Jalisco o Guanajuato había predominado en la temporada musical del “Mes de la Patria”, la balanza se inclina ahora hacia Sinaloa y Chiapas. Al analizar el peso de los distintos artistas regionales mexicanos en las listas de popularidad radial, cifras de ventas en tiendas, descargas digitales, conciertos populares y espacios ocupados en grandes escenarios, la presencia de los grupos sinaloenses es contundente.

En el nuevo milenio la canción ranchera tradicional ha ido perdiendo terreno. La bucólica imagen de aquel rancho con galanes a caballo, casitas de paja, muchachas de trenzas y el brocalito del pozo, ha perdido magia. Ahora el escenario rural presenta camionetas, botas y sombreros texanos, zapatos tenis, camisetas polo y gorras beisboleras. Los campesinos ya no quieren que sus hijos sean campesinos y a las muchachas ya no les gusta vestirse como Lola Beltrán. Los patrones de vida urbana han invadido el campo y la música lo expresa. Que nos guste o no nos guste es otra cosa.

Grupos regionales como La Arrolladora Banda El Limón, Calibre 50 o La Banda Sinaloense MS están entre los que más llaman la atención. La vihuela, el arpa y el guitarrón ya no son rivales para el acordeón, la tuba y el bajo sexto. El vals, el son y el huapango se ven rebasados por la polka, el corrido y la redova. Incluso el cantante vernáculo más popular de hoy canta con banda: Julión y su Norteño Band, artista que demuestra que lo norteño ya es de cobertura nacional.

Julio César Álvarez Montelongo —Julión—, nacido en Chiapas, es ahora un fenómeno popular que trasciende barreras. Hay que prestarle atención. Sus presentaciones en ferias, palenques y escenarios de México y Estados Unidos agotan localidades. Ha sido seleccionado junto con Yuri, Ricky Martin y Laura Pausini como uno de los cuatro coaches del exitoso concurso “La Voz… México”. Su álbum Soy lo que quiero… indispensable, está en primer lugar de iTunes; y él ha sido nominado para los premios musicales más importantes.

El sonido del mariachi sigue siendo el emblema sonoro del México que nos gusta celebrar cada septiembre, pero las cosas están cambiando. Solo Vicente Fernández mantiene en alto la verdadera tradición del charro cantor. La nueva generación encabezada por Alejandro Fernández, Pepe Aguilar y Pedro Fernández es de artistas metrosexuales de la era digital que cantan boleros y solo entran en la categoría de charros cantores porque se visten de charro y cantan con mariachi, pero su música es claramente pop.

Por ello, en este septiembre que se inicia, habrá que ir inscribiendo en la lista de temas representativos del sentir actual los éxitos de las bandas norteñas que, hoy por hoy, ofrecen el sonido regional mexicano preferido por el gran público nacional. Sin duda, septiembre va sonando cada vez más norteño.