Muestran las "peripecias" en sus entrenamientos diarios

Los animalitos del Ringling Bros. and Barnum & Bailey son tratados con el mayor de los cuidados y cariño para que puedan divertir al público.

Monterrey

El Ringling Bros. and Barnum & Bailey una vez más abrió su carpa, pero esta vez para mostrar el entrenamiento de sus emblemáticos elefantes.

Los entrenadores, quienes además supervisan el cuidado de los animales, incluyendo su alimentación, permitieron grabar las rutinas que reciben los elefantes antes, durante y después de cada aparición en escena.

“Lo hacemos como muestra a la gente que ama el circo con animales, que son la gente que viene a vernos para que ellos no se dejen engañar con falsos testimonios o falsas cosas. Entonces por eso se les muestra para que vean que no estamos haciendo nada fuera de las leyes, nada fuera de lo normal del entrenamiento, porque en los Estados Unidos tú te riges bajo una ley que te dice qué debes de tener para los animales.

“Estoy bajo vigilancia no las 24 horas del día, pero sí cada semana o cada dos semanas para ver cómo está el trato y el entrenamiento. En mi caso como entrenador y cuidador de animales, y cada vez que yo cometa un error, puedo ser multado o hasta penado de no ejercer más mi profesión”, platicó Tava Maluenda, entrenador latino del Ringling Bros. desde hace una década.

El experimentado Cian de 39 años, una elefanta juguetona y muy lista, así como el tímido Mebo, de apenas nueve años, fueron los protagonistas del minishow donde jugaron futbol y tocaron algunos instrumentos como el pandero.

“El entrenador de animales no debe ser el más valiente, debe de ser el más inteligente, hoy en día no hay que ser un domador sino un entrenador de animales, yo los entreno a que hagan ejercicios pero nunca hay que olvidarse que son anímales.

Es un mito que los circos sacan a los animales de su hábitat, yo puedo decir que a lo mejor el último animal que sacaron de su hábitat para un entrenamiento fue setenta años atrás”, agregó Tava, quien aseguró que los animales que se utilizan en el Ringling Bros. son nacidos en cautiverio y su manutención abarca hasta los seis millones de dólares anuales.

El Ringling Bros. and Barnum & Bailey está en Monterrey presentando su espectáculo “Una aventura sorprendente”, en el que utilizan 16 tigres, seis elefantes, caballos y perritos.