Miss USA alista su pasarela

El certamen de belleza afina los detalles para su edición 63 y los organizadores esperan que la atención se desplace a las participantes.

Louisiana

Desde hace semanas, las declaraciones denigrantes de Donald Trump sobre los inmigrantes mexicanos han ocupado el centro de atención, pero cuando algunas de las mujeres más bellas de Estados Unidos salgan a escena el domingo para el Miss USA, los organizadores esperan que la atención finalmente se desplace a las talentosas participantes en la 63 edición del concurso anual, del cual el magnate es uno de los dueños.

"Esto es para celebrar a las mujeres", dijo Paula Shugart, presidenta de la Organización Miss Universo. "Esta es una oportunidad única en la vida para ellas".

Trump, un empresario inmobiliario, presentador de televisión y precandidato presidencial republicano, es el dueño de Miss Universo, que produce el concurso Miss USA, previsto a realizarse el 12 de julio en Baton Rouge, Louisiana.

Su personalidad histriónica sirvió anteriormente para publicitar el concurso, pero este año hizo declaraciones en las que culpó a los inmigrantes mexicanos de narcotraficantes y violadores, lo cual ha repercutido contra el imperio empresario de Trump, incluido el concurso.

La red de televisión en español Univisión dijo que no transmitiría Miss USA y rompió relaciones con Trump. La cadena NBC también se negó a transmitir el concurso, que pasó entonces al canal satelital y de cable Reelz. Muchas celebridades rechazaron invitaciones a actuar como jueces, intérpretes o anfitriones del concurso, pero ninguna de las concursantes lo hizo.

Ante la ausencia de grandes celebridades, la atención estará concentrada en las mujeres y sus historias. El concurso, que se jacta de su diversidad cultural, incluirá un segmento para destacar a las concursantes hijas de inmigrantes y una que es inmigrante, dijo Shugart.

Anea García, Miss Rhode Island, fue criada por su abuela y emigró desde República Dominicana. Conoció la pobreza y la falta de techo en su infancia y aún hoy dice que a veces tienen dificultades para pagar la renta. Sin embargo, pudo educarse en una escuela católica y actualmente tiene una beca para la Universidad Roger Williams de Rhode Island.