Mario Iván vive entre la locura de su diario y la magia de Cri-Cri

El actor celebrará este lunes dos años de interpretar a Aksenti Ivánovich en "Diario de un loco"; Benjamín Cann, Margarita Sanz y Sabina Berman serán los padrinos de la ocasión.
Con "El grillito cantor" tiene una gran relación.
Con "El grillito cantor" tiene una gran relación. (Especial)

México

Crear y reproducir su capacidad actoral en personajes tan diversos como Aksenti Ivánovich en Diario de un loco o el cuentacuentos que viste cuando se trata de narrar las historias de Cri- Cri, ha sido la filosofía de Mario Iván Martínez desde que descubrió su habilidad camaleónica con la que “toca” la sensibilidad del público.

“Siempre me ha interesado interpretar una diversidad de personajes que van relacionados a mi gusto y el placer que me representa el canto, la actuación, la música, aprovechar mi profesión para convertirme en el vehículo, a través de mis personajes, para provocar una reacción en la gente”,dijo el actor en entrevista con ¡hey!.

A unas horas de celebrar dos años de su interpretación en Diario de un loco, para la cual se sometió a vivir experiencias reales a través de las pláticas que tuvo con pacientes con esquizofrenia paranoide, el actor comparte su satisfacción, pero sobretodo reconoce que esta interpretación “es el proyecto teatral para adultos más exigente de mi carrera”.

Y para celebrar ese éxito prepara una velada especial:“Tendremos tres padrinos que van a complementar nuestra celebración de forma muy entrañable, porque son los tres que emanan de la disciplina teatral, Sabina Berman, una de las escritoras más entrañables, con quien trabaje en Moliere; Benjamín Cann, con quien he tenido varias experiencia importantes; y Margarita Sanz, con quien trabaje en La habitación azul y es una gran actriz”.

Aunque en su historial también destaca el trabajo que ha hecho para el público que califica como “muy exigente”, el infantil, mediante los espectáculos que produce cada tres meses y en los que lo mismo ha abordado la obra de Cri- Crí que otras de la literatura para niños, las cuales adereza con música de los grandes clásicos, como Chopin, como actualmente lo hace con El patito feo y otros cuentos de aves, que presenta en el Foro Chapultepec.

“La idea es forjar criterios y acariciar la sensibilidad de los niños, los jóvenes, pues es la única forma de tener futuras generaciones seguidoras del buen teatro y la buena música”, destacó el actor, cuyo objetivo surge en su infancia cuando a los 9 años ya admiraba el trabajo que realizaba su mamá, la actriz Margarita Isabel. Quien ese entonces se preocupó por forjar la pasión del actor por el arte y ahora sigue manteniendo la vigilancia “por mi bienestar, ella siempre está pendiente de mi alimentación, de que me ejércite, de que me vitamine”.

Esto porque si bien el medio teatral ocupa gran parte de su tiempo, su pasión por la música también demanda su espacio, mediante los compromisos que tiene en diversos escenarios con el grupo Armonicus Cuatro, con el que interpreta música isabelina.

“Si, en efecto, todo el tiempo hay una actividad”, reconoció el actor, quien respondió a pregunta expresa “aunque también hay tiempo para Mario Iván, y en esos momentos disfrutó de un buen libro, de la tranquilidad que puede ofrecer un buen clima o un buen disco”.  

Otras aficiones

Su colección de audio-libros infantiles, Un rato para Imaginar, consta ya de XX volúmenes.

Funge como embajador de la obra perenne de Francisco Gabilondo Soler Cri-Cri.

Como tenor del conjunto vocal Ars Nova, grabó cuatro discos de música renacentista y colonial.

Como solista editó Música en la obra y el tiempo de Shakespeare, en complicidad con Antonio Corona en el laúd.