María Conchita Alonso se recupera de una neumonía

Canceló que presentación el pasado fin de semana con grandiosas debido a problemas de salud.
La cantante aseguró que no le tiene miedo a la muerte.
La cantante aseguró que no le tiene miedo a la muerte. (Sandra Rivera)

Guadalajara

“Morir no me importa, soy de las que creo que he hecho todo en la vida y que me ha dado la gana. Me falta dirigir, hacer el crossover de la música en inglés, comprarme mi isla. Todo lo que he dicho que voy a hacer, lo he hecho. No tengo hijos, solo a mi madre que adoro y que depende de mí y sería la única tristeza y mis niñas una gata y perra”, señaló María Conchita Alonso quien se encuentra internada en el Hospital Ángeles del Carmen desde el pasado jueves a donde llegó con dificultad para respirar, además presentó un cuadro de gastroenteritis infecciosa, disnea y alteración del aparato respiratorio por lo que fue sometida a diversos análisis.

El equipo de médicos conformado por Ricardo Ascencio Ochoa (cardiólogo), Sergio López Estupinián (neumólogo) y Gabriel González Ascencio (gastroenterólogo) explicaron que la cantante y actriz presentó una neumonía de focos múltiples, la cual respondió bien con el tratamiento a base de antibióticos. “Se descartaron otras posibilidades más graves como una tromboembolia pulmonar”, aseguró el médico Ascencio Ochoa.

“Estuvo delicada, pero afortunadamente estable, eso nos permitió establecer el manejo en este cuarto, no tuvimos que pasarla a un área de cuidados intensivos, pero definitivamente tenía que estar hospitalizada y no podía realizar sus actividades profesionales en su estado”.

El galeno afirmó que la cantante deberá permanecer en reposo durante ocho días y para que estar bien de sus defensas deberán pasar entre 20 a 30 días.

María Conchita aseguró que no tendrá que cancelar conciertos porque el próximo será el 17 de octubre en Lima, Perú, lugar que desde hace 20 años no visita. Después regresará a la Ciudad de México para presentar el disco Grandiosas, el 26 de octubre en Plaza Condesa. Después viajará a Cancún el 30 y seguirá por Chicago y McCallen.

La cantante afirmó que su estado de salud se agravó debido al aire acondicionado y al cambio de clima. Aseguró que no se asustó porque no le tiene miedo a la muerte, pero lo que no le gusta es el dolor.