El Juguetón se ha convertido en una cadena de favores

Jorge Garralda compartió el origen de la campaña que realiza debido a que unas pequeñas le pidieron ayuda, además de los obstáculos que ha enfrentado para que la misión que adoptó hace 21 años en ...
Se espera que recauden más de 16 millones de juguetes.
Se espera que recauden más de 16 millones de juguetes. (Notimex)

México

Jorge Garralda asegura que a su casa siempre llegó Santa Claus y los Reyes Magos e incluso destaca que "me fue superbien", por lo que niega que el origen del Juguetón que realiza desde hace 21 años, a través de su programa A quien corresponda, y que ahora es una campaña institucional de Azteca, tenga su origen en "una vivencia personal o una tragedia".

Y aunque su labor al frente de la emisión televisiva que encabeza y que ha pasado por tres administraciones (Imevisión, Tv Azteca al frente de Ricardo Salinas Pliego y Azteca bajo el mando de Benjamín Salinas Sada) le ha redituado grandes satisfacciones al convertirse en "el puente"entre quien necesita una silla de ruedas y quien puede aportarla, o bien, entre una escuela que carece de bancas y quien las puede regalar, incluso, en quien requiere de un medicamento y quien con gusto lo regala, el conductor asegura que el Juguetón sigue siendo una de las principales labores sociales que lo motivan a seguir.

Este año el reto es recaudar más de 16 millones de juguetes para producir igual número de sonrisas, por lo que aunque después de más de dos décadas de demostrar con hechos la transparencia de su labor sigue enfrentando la incredulidad, Garralda prefiere ocuparse de la recaudación para que el 6 de enero los Reyes Magos de A quien corresponda lleguen a su destino.

El pasado 11 de diciembre cumpliste 25 años de 'A quien corresponda', ¿qué tan complicado ha sido mantenerse tantos años en la tv, especialmente con un programa de denuncia que, de entrada, ya es complicado precisamente por el fondo que tiene?

Estoy seguro de que incomodo, pero los más inteligentes de los que incomodo saben que al cumplir lo que no habían hecho se transforman en príncipes.

De alguna forma eso te va dando credibilidad, ¿no?

Por fortuna, creo que así ha sido. Mantener la credibilidad es bien difícil, porque hoy con las denuncias que puedes hacer en un celular, a cualquiera desplomas, a cualquiera. Y cuando he tenido que leer los mensajes que me mandan: "Usted no regala los juguetes", digo, "entonces dónde los guardo". Porque, ¿sabes lo que es guardar 16 millones de juguetes?, mejor los regalo.

"Me preguntaron en una universidad si la gente que va conmigo es actuada. Les dije: 'Sí, tengo una caseta allá afuera en donde les amputo una pierna y luego vienen a pedírmela'. Se reían los muchachos, pero igual les expliqué que no hay que actuar un caso con tanta tragedia que tiene México.

"Y a lo mejor no les gusta el programa, pero hemos sido muy útiles para mucha gente, cuando tienen su bronca, y para la iniciativa privada y muchos funcionarios que de repente corrigen su camino y lo presumen. Entonces es un ganar, ganar, ganar. Pero la credibilidad cuesta mucho trabajo, en serio".

Cuesta trabajo ganar la credibilidad, pero sobre todo mantenerla, ¿o no?

No, perderla es facilísimo. Sabes cuánta gente la ha perdido de la noche a la mañana en una copa, en infidelidad, en un robo, en corrupción. Aquí el juego es ser auténtico, no sé si resulte como persignado. Jorge Garralda puede someterse a prueba de carbono 14.

¿Hay algún caso que te haya marcado?

Los casos donde están los niños involucrados con A quien corresponda, los ayudas y ahí queda, pero cuando pasan los años y llega un señor joven y te dice: "Gracias, Jorge, tenía 10 años y mi papá andaba muy mal de dinero, y llegó el Juguetón.

O cuando voy a una comunidad, porque me gusta convivir con la gente que ayudamos, y sale una maestra y me dice: "Gracias, Jorge, porque nos ayudaron con las bancas de la escuela". Esos casos donde están niños involucrados me agradan mucho, y además te das cuenta de que esa gente ya está grande, y ahora está haciendo algo por los demás, porque guardan el recuerdo de que alguien les echó la mano; entonces, se vuelve una cadena de favores.

Son 21 años y muchas historias, ¿cómo surge El Juguetón, y cómo mantener la confianza para que la gente siga donando juguetes?

El secreto está en que lo que me entregan lo entrego. Tuve algún día una acusación, publicaron en un medio que decía en Monterrey que no me dieran juguetes, porque me los iba a traer al DF, iba a sacar los mejores y a entregar solo los más gachos. La gente se compra esa idea, y salí a decir en la televisión: "Por favor, Dios Santo, ¿saben cuánto cuesta el transporte para quedarme con los buenos y dejarles los más gachos?"

Entonces, dije, lo que ahí se junte, ahí se entrega, entonces junten buenos juguetes. La credibilidad radica en decir las cosas rápido, como son y transparente y explicar a la gente que los mitos son mitos. Apagar el mito rápido para que la campaña social no se muera. Y el secreto del Juguetón está en su nacimiento.

¿Cómo nació?

Cuando unas niñas de Veracruz que pidieron juguetes, porque su abuela les dijo que los Reyes Magos estaban en crisis y no iban a poder llegar. Entonces, también les había dicho que el señor Garralda les podía echar la mano si estaban en un problema, entonces, una de ella les dijo: "Pues vamos a decirle a Garralda que nos ayude". Y me escribieron una carta maravillosa que es el inicio del Juguetón, donde narran la situación. El caso es que me donaron juguetes, los iban a llevar a Veracruz, y cuando llegó el equipo con chalecos negros de A quien corresponda las niñas se espantaron. Nosotros les compramos unas barbies, porque lo que llevábamos eran mueblecitos... Y se les entregaron.

"Cuando presentamos la nota conmovió a toda la gente y el papá me dice que no tiene trabajo; días después me llega una carta de este hombre agradeciéndome y diciéndome: 'Los reyes existen, cuando llegaron los juguetes, días después me ofrecieron trabajo".

"Presento el caso, vi la reacción de la gente y a mediados de diciembre de ese año arranqué el Juguetón. Desde entonces no ha parado".

¿Cuántos juguetes tienes que entregar?

Necesitamos superar 16 millones de juguetes. El año pasado fueron 16 millones 372 mil 842 juguetes y necesitamos superarlo, porque cuando acaba el Juguetón siempre aparecen nuevos municipios que no conocíamos, y para ellos también tienen que llegar los Reyes Magos.

¿Siempre te llegaron los reyes magos a ti?

Sí, siempre, me llegaron a mí, me llegó Santa Claus y los Reyes Magos, y fueron muy generosos, la pasé muy bien. De hecho había gente que me decía: "Ay, pobrecito, a él no le llegaron, por eso hace la campaña". Y no, sí me llegaron, además no todas las labores sociales tienen que surgir de una tragedia.