Vuelan "Aeroplanos"… pero sin Chabelo

Mientras que Ignacio López Tarso y Manuel "El loco" Valdés conquistan al público con la obra de teatro, Xavier López confirma su salida del proyecto por respeto a la producción.
Los actores se han encargado de las funciones de la producción.
Los actores se han encargado de las funciones de la producción. (Clasos)

México

Sentado en una silla con las piernas levantadas y los ojos cerrados, Ignacio López Tarso se relaja en su camerino antes de encarnar a Paco en la puesta Aeroplanos. En el camerino de al lado, Manuel  El loco Valdés bromea con Daniel Gómez Casanova, el productor, y no se está quieto ni un momento antes de entrar a escena.

Daniel asegura que la descalificación de México en el Mundial ha mejorado la taquilla, como lo confirman los actores, al salir a la primera función del fin de semana y encontrarse con una sala ocupada en  70 por ciento.

Corre la cuarta semana de la puesta en cartelera, y López Tarso asegura que Valdés va en ascenso, pues a pesar de que alternará con Sergio Corona el papel de Cristo, hasta el momento se ha encargado de todas las funciones.

“Ha ido progresando muy bien, lo ha tomado con mucho entusiasmo, seriedad y respeto. El es un profesional, sabe perfectamente cómo son las reacciones del público”, como lo demuestra haciendo parte del texto problemas técnicos, como la falla de su micrófono.

La pareja atrapa a la audiencia con la conversación anecdótica que sostienen sobre la época de futbolista de Paco y los estragos que causó en su rodilla, del mismo modo Cristo experimenta problemas propios de la edad como una úlcera y la próxima partida de su familia a Canadá.

Todo sucede en el garage de casa de Paco, quien entre un juego de ajedrez y el vals  “Aeroplanos” sonando en el fonógrafo, se rehusa a abrir los resultados de los exámenes médicos que se realizó.

Aunque Xavier López Chabelo estaba anunciado como parte del elenco como uno de los alternantes en el papel de Cristo, con Valdés y Sergio Corona, El amigo de todos los niños confirmó su salida definitiva del proyecto debido a que sus compromisos le dejaban poco tiempo para actuar.

“Dado que mis compromisos fijos me permitía hacer únicamente dos veces al mes la obra, se me hizo que era demasiado forzar a la empresa para hacerla y tener que poner suplentes, entonces preferí decirles que yo lo dejaba por la paz”, declaró, ya que aunque meses atrás mostraba su deseo por regresar a la actuación, después entendió que estaba siendo egoísta.

“Pensaba más en mí, pero pensando en los empresarios y en los compañeros, tratándose de Sergio y Manuel, que son mis amigos de toda la vida, preferí hacerme a un lado” a pesar de estar listo para presentarse cuando llegara el momento.

“Ya me sabía la obra y la estaba ensayando, pero nunca es tarde para tomar decisiones de ese tipo, debemos ser compañeros, entender que un compañero va a tener más decisión de hacer una cosa cuando se le ofrece sin estar de alternante, sino fijo”, dijo.

La decisión de posponer su regreso a los escenarios teatrales surgió debido a que En familia con Chabelo, programa que encabeza desde hace casi medio siglo, es su prioridad. “Hay cosas que se pueden y otras que no, hay que aceptarlo como tal y entender que para tomar una decisión se tienen que poner en la balanza las dos cosas que están enfrentándose y decidirse por la que uno considere mejor. En este caso para mí el programa es muy importante no dejar de hacerlo”.

Y con la certeza de que tomó la decisión adecuada,con “la firmeza que está en seguir haciendo las cosas que me gustan, porque no haría nada solo por incluirlo en expediente”, El amigo de todos los niños dejará la actuación para otro momento, “actuar es algo que decidí hacer en mi vida y lo disfruto mucho, entonces lo haré cuando sea posible”, dijo el actor.

Sobre su salud

Xavier aseguró que se encuentra estable, “ya estoy un poquito mejor de la molestia que tengo en la espalda, nada que no me permitan hacer lo que tengo que hacer. Es cuestión de no dejar de caminar y hacer ejercicio todos los días, porque en cuanto se me aflojan los músculos es cuando empieza a dar guerra. No es nada del otro mundo, es una molestia que nació a raíz de que yo luchaba. Fui campeón nacional de lucha y sí me llevé muchos golpes en la espalda. Como dice el dicho, no es lo mismo los tres mosqueteros…”