Integrante de Pussy Riot termina huelga de hambre

Esta información fue confirmada por el diputado Ilia Ponomarev y el delegado de derechos humanos del Kremlin, Vladimir Lukin, que estuvieron en contacto con la mujer.
Nadejda Tolokonnikova.
Nadejda Tolokonnikova. (AFP)

Moscú

Nadejda Tolokonnikova, miembro del grupo ruso Pussy Riot, terminó este martes por motivos médicos la huelga de hambre iniciada hace ocho días en protesta por la "esclavitud" en el campo de trabajo donde está presa, anunciaron las autoridades rusas.

La joven, que fue ingresada en un hospital el domingo, "puso fin a su huelga de hambre y empezó a comer", indicó un comunicado del servicio de aplicación de penas carcelarias.

"Su estado de salud es actualmente estable", añadió.

Esta información fue confirmada por el diputado Ilia Ponomarev y el delegado de derechos humanos del Kremlin, Vladimir Lukin, que estuvieron en contacto con la mujer.

Tolokonnikova "terminó la huelga de hambre por razones médicas", escribó Ponomarev en su cuenta de Twitter.

La joven sigue exigiendo ser trasladada a otra colonia penitenciaria y reclamando "cambios" en la de Mordovia, a 600 km al este de Moscú, donde cumple su pena.

La dirección del campo de detención examinará su demanda de traslado a otra colonia, añadió Lukin.

Tolokonnikova, quien junto con otra joven del grupo de música Pussy Riot cumple una pena de dos años de cárcel por haber cantado una "plegaria punk" contra el presidente ruso, Vladimir Putin, en la Catedral Cristo Salvador de Moscú, fue hospitalizada el domingo en un centro afiliado a la administración penitenciaria, siete días después de haber comenzado una huelga de hambre.

Esta ex estudiante de filosofía y madre de una niña de 5 años explicó que tomó esa decisión después de haber sido amenazada de muerte por haber denunciado las condiciones de detención en su campo de trabajos forzados.

Las prisioneras son sistemáticamente humilladas y reducidas a un estado de "esclavitud", obligadas a trabajar 16 o 17 horas diarias y privadas de sueño, y deben vivir en condiciones de higiene elementales, denunció.