“Ser Hombre Araña, duro entrenamiento y disciplina”: Andrew Garfield

Por segunda ocasión el actor interpreta al superhéroe arácnido, papel que ha asumido de tiempo completo por el esfuerzo físico y la exigencia mental que demanda un personaje atlético cuya ...
Hombre Araña
(Cortesía)

Ciudad de México

No se hizo estrella de cine de la noche a la mañana —ha trabajado mucho en cine, tv y teatro— pero desde 2010, cuando apareció en La red social y en la inquietante Nunca me abandones, Andrew Garfield (nacido en Los Ángeles en 1983 y criado en Essex, Inglaterra) se convirtió en alguien en quien se fijaron muchas miradas. Si ya el estreno de El asombroso Hombre Araña en 2012 lo convirtió en una figura internacional, con la llegada de El asombroso Hombre Araña: La amenaza de Electro, secuela del taquillero filme, Andrew vuelve a los reflectores pero sin perder ni la simpatía ni el aplomo que lo caracterizan.


¿Qué pueden esperar los fans de esta nueva aventura?

¿Sabes lo que es genial? Marc (Webb, el director) y todos en el equipo hemos construido algo con base en lo que fundamos en la primera película, algo a lo que estamos ligados. Entonces fuimos responsables, puesto que creamos una base sobre la que trabajar en el futuro. Lo que está muy bien es que ahora hemos podido expandirla. Alex Kurtzman (el guionista) ha escrito algo rico en matices, lleno de giros, con muchas capas... además creo que va a ser una película más divertida que la anterior. Más trepidante.


¿Cómo definirías la relación que existe entre el Hombre Araña y Peter Parker?

En realidad él es dos personas diferentes. Por un lado, es El Hombre Araña, el hermano mayor, y por otro es Peter Parker, el hermano pequeño. Mientras uno, Peter, a veces permanece a la sombra de sí mismo, El Hombre Araña va adquiriendo cada vez más humanidad (pese a ser un súper humano). Como sabemos, históricamente Peter pasa por muchas cosas, pasa por todo lo malo que una persona puede enfrentar, especialmente un hombre joven: perder a sus padres, la muerte del tío Ben, los problemas con Gwen y la relación con ella, y luego tiene esta increíble liberación como superhéroe; pero el sueño también acaba en algún momento y tiene que volver a casa y curarse los golpes, los moretones y los arañazos. Tiene que ocuparse de ayudar a la tía May. Esa comparación entre lo mundano y la fantasía es lo que resulta emocionante de explorar.


En la primera película vimos transitar a Peter de adolescente tímido a superhéroe con mucho poder. ¿Qué tipo de evolución se ve en esta secuela?

Bueno, él está disfrutando de ser El Hombre Araña y trata de comprender lo que eso significa en términos del poder que tiene. También está aprendiendo lo que significa la responsabilidad, está luchando para mantener su vida personal en el mismo sentido en que es capaz de mantener su vida profesional; lucha por ser un héroe que tiene que sacrificar sus propias necesidades y deseos personales por el bien de muchos. Ahí es donde él está, tratando de navegar personal y profesionalmente.


Peter está cambiando físicamente, se está haciendo más fuerte. ¿De alguna manera afecta al personaje?

Sí, es parte de lo que es ser El Hombre Araña. No piensa en nada más que mantenerse en esa zona. Y es un estado muy complejo. Creo que su anonimato permite que sea un poco arrogante de una manera honesta. Al igual que Bugs Bunny es arrogante (risas). Bugs Bunny es bastante arrogante cuando está pateando gente alrededor.


¿Cómo te encuentras en este momento con el personaje? ¿Todavía lo disfrutas?

Me encanta. Soy tan afortunado de tener la oportunidad de interpretar este papel. Es increíble para mí jugar a ser Hombre Araña, y a la vez es una curación interpretar a Peter Parker, porque Peter está pasando por mucho trauma, mientras que Spidey es la expansión, es un animal súper humano. Entrar en eso es increíblemente liberador. Es simplemente increíble explorar todo lo que implica.


Entiendo que no es solo un entrenamiento físico riguroso, también es un ejercicio muy estructurado.

Es muy difícil. Tienes que ser disciplinado y no puedes perder el tiempo. Es un verdadero pacto y exige dedicación real, es un trabajo de tiempo completo todos los días y tienes que cuidar de él. Se convierte en parte de tu rutina, aunque cuando no estoy rodando la película vuelvo a ser yo mismo otra vez y me alejo de todo lo que implica. Pero en el momento, sí, tienes que dedicarte realmente a ella.


Las acrobacias en pantalla son increíbles. ¿Las hiciste tú mismo?

Una gran cantidad de ellas sí; todas las cosas que me dejaron hacer y las cosas que hice mejor que los dobles de riesgo, pero ellos tienen que estar al servicio del personaje, así que lo que mejor saben hacer, lo hacen. Y no puedo arriesgar la producción por mucho que me gustara hacer todo eso.


¿Cómo fue trabajar de nuevo con Emma Stone (su novia en la vida real) y con los villanos Paul Giamatti y Jamie Foxx?

Emma es una gran actriz, como todos sabemos (sonríe), y trabajar con ella ha sido un privilegio. Hace de Gwen Stacy un personaje único y un complemento perfecto para Peter. Con Jamie y Paul es como tener una familia unida, e inevitablemente hay por lo menos uno de los miembros de la familia que siempre está haciendo bromas pesadas (risas); ellos son así, aunque también son enormes actores. Aprendo mucho de ellos y esta fue una experiencia que pudo ser agotadora pero resultó muy divertida, lo cualcompensa.


Tienes 30 años y más de 15 de carrera ¿Qué te motiva a trabajar como actor?

Eso es algo que pienso a veces. Cada vez que un actor joven me pregunta qué consejo tengo para ellos, le digo que piense por qué quiere hacerlo y se asegure de que sea por las razones correctas. Todos tenemos que ser reflexivos y aprender del mundo que nos rodea, tenemos que saber que vamos por la misma experiencia humana y ello nos nutre. Me encanta ser actor y dedicarme a esto porque tengo la oportunidad de hacer algo que considero que me alimenta en varios aspectos. Ha sido importante para mí durante toda mi vida y me gusta compartirlo con los demás.