¡Buen viaje Gustavo, adiós!

Los restos del vocalista fueron sepultados ayer ante cientos de fanáticos que se congregaron en las calles de Buenos Aires para despedir al "rockero".

Buenos Aires

Con gritos de “bravo”, “gracias” e “ídolo”, Gustavo Cerati fue sepultado ayer  en un cementerio de Buenos Aires, donde cientos de sus seguidores se congregaron para despedir al compositor de influencia indeleble, que pasó sus últimos cuatro años en coma.

“¡Gracias, gracias... Gustavooo, Gustavooo!”, gritaron a la entrada del coche funerario en el cementerio de La Chacarita los admiradores del ex líder de Soda Stereo; el artista es considerado uno de los compositores más influyentes del rock iberoamericano.

El cantante fue inhumado en una ceremonia privada encabezada por sus familiares. En el panteón también están enterrados grandes cantantes argentinos como Carlos Gardel y Mercedes Sosa.

“Me verás volar/ por la ciudad de la furia/ donde nadie sabe de mí/ y yo soy parte de todos”, cantó la multitud cuando la madre del músico, Lilian Clark, se asomó a un balcón de la legislatura para agradecer entre lágrimas el último tributo de sus fans al momento de dar por concluido el velatorio, que según la policía congregó a más de 20 mil personas.

Los admiradores del músico, muchos de ellos de entre 20 y 30 años, intentaron por todos los medios tocar el coche que transportaba lentamente el féretro. Algunos tiraron flores al techo del automóvil, otros se apoyaron contra el mismo y lloraron desconsolados, acompañando así al lluvioso día.

Distintos grupos improvisaron padrenuestros en voz alta y luego aplaudieron. Hubo incluso algunos fanáticos que intentaron subirse a los árboles del panteón para ver aunque fuera de lejos el cajón con su ídolo adentro.

Muchos otros siguieron los acontecimientos en silencioso respeto.

Las cámaras de televisión captaron el momento en que el féretro era introducido en el panteón, así como imágenes de familiares y artistas cercanos al músico que se abrazaron entre sí y le rindieron respeto.

Zeta Bosio, su amigo y compañero de banda, fue uno de los muchos que lo despidió en la madrugada, al igual que los roqueros Charly García, Pedro Aznar y Dante Spinetta, hijo del fallecido músico Luis Alberto Spinetta.

“Fue el mejor músico con el que estuve en un escenario”, dijo Bosio, quien junto a Charly Alberti y Cerati conformó el mítico Soda Stereo, una de las bandas que más éxitos logró en América Latina en los años 80 y 90.

Cerati falleció en la víspera a los 55 años de un paro cardiaco tras haber estado en coma desde mayo de 2010, producto de un accidente cerebrovascular que sufrió al terminar un concierto en Caracas.

“En la ciudad de la furia”, “Signos” y “Cuando pase el temblor” fueron algunas de las canciones que los fans cantaron bajo la lluvia hasta desgañitarse.

Multitudes lo despiden

Charly García dijo que “el reconocimiento de la obra” del ex líder de Soda Stereo “alivia un poco el dolor” por su muerte.

El gobierno de la presidenta Cristina Fernández dispuso dos días de duelo por la muerte de Cerati.

La noticia sobre la muerte del rockero causó gran impacto en Argentina y el resto de América Latina.

El féretro cerrado con los restos  fue instalado en el Salón de Honor y estuvo parcialmente cubierto por una bandera argentina.