Glenn Miller, enigma resuelto

Musicópata
Gleen Miller
Gleen Miller (Especial)

Ciudad de México

Hace 70 años, el 15 de diciembre de 1944, en plena Segunda Guerra Mundial murió el legendario trompetista y director de orquesta Glenn Miller. A tantos años de su inesperada desaparición muchos de sus temas aún conservan un gran poder de reconocimiento: “De buen humor”, “Collar de perlas”, “Chatanooga Choo-Choo”, “Serenata a la luz de la luna”, “Jarrito pardo” y “Patrulla americana” están entre los más famosos.

Además de su indiscutible grandeza musical, el nombre de Glenn Miller quedó inscrito en la historia porque su muerte estuvo rodeada de misterio ya que el artista desapareció de forma enigmática sin que se volviera a saber de él.

La orquesta de Miller se había consagrado como la más popular en la era del swing gracias a un estilo especial del jazz basado más en la orquestación que en la improvisación. Su exitosa fórmula sonora nació en 1937, cuando Miller descubrió una deliciosa combinación de trompetas y clarinete que le daba a su orquesta un sonido especial, distinto al del resto de las bandas.

En 1942, Glenn se alistó en las tropas. Entró con rango de capitán y se le encomendó modernizar la orquesta de la fuerza aérea. Su misión era tocar para las tropas aliadas desplazadas a los frentes bélicos de Europa. En un año hizo más de 800 funciones.

El domingo 15 de diciembre de 1944, mientras volaba de Inglaterra a París para reunirse con su orquesta, su avión se metió entre las nubes y no se volvió a saber de él. Nadie pudo encontrar entonces una explicación de lo que había pasado con el avión. Durante décadas el misterioso caso Miller quedó en el vacío como un enigma sin resolver. Pero ahora ya se sabe qué pasó.

Hace unos años, el Ministerio de Defensa británico reabrió el caso. La nueva investigación arrojó resultados sorprendentes. Se reveló que a finales de la Segunda Guerra Mundial algunas misiones de bombardeo sobre territorios ocupados por Alemania no se concluían en la forma esperada y los aviones regresaban con bombas sin explotar. Se había establecido una zona sobre el Canal de la Mancha para que los bombarderos dejaran caer sus letales cargamentos, evitando así el peligro de explosiones al volver a territorio inglés.

Cuando se analizaron de nuevo las viejas bitácoras de vuelo, se descubrió que el pequeño avión en el que viajaba Miller hacia París se cruzó accidentalmente con un grupo de bombarderos de la Real Fuerza Aérea Británica que volaba a mayor altura.

El día de la desaparición del músico un escuadrón aéreo dejó caer sus bombas sobre la zona de desalojo y una de ellas impactó el avión de Miller que volaba más abajo rumbo a Francia. El impacto hizo que la avioneta cayera al mar causando la muerte del legendario artista.

Poco después, buzos especializados localizaron en lo que fue la zona de desalojo un motor del tipo que tenía el avión en que viajaba Miller. Al verificar el número de serie no quedaron dudas: eran los restos del avión sepultados en el fondo del Canal de la Mancha. Así quedó resuelto uno de los grandes enigmas del mundo musical: Glenn Miller murió hace 70 años a causa de fuego amigable.