Lucha de dragones en la Gala del Met

En la alfombra roja del evento que reúne a las estrellas del cine, la música, la televisión y de la moda llamó la atención por la temática 'China: A través del espejo'.
Te presentamos algunos de los vestuarios más llamativos de la alfombra roja de la Gala del Met.
Te presentamos algunos de los vestuarios más llamativos de la alfombra roja de la Gala del Met. (Especial / AFP )

Nueva York

La libre interpretación del "dress code" de temática china para la gala del Metropolitan, considerada "la alfombra roja del año", acabó convirtiéndose en momentos tan impactantes como el dragón de fuego en el tocado de Sarah Jessica Parker o la capa imperial amarilla e interminable de Rihanna.

'China: A través del espejo' es la exposición del museo Metropolitan y el Instituto del Traje que dirige Anna Wintour, pero una vez su gala benéfica, la que más flashes acapara en Nueva York en todo el año, fue una batalla campal por encontrar el "look" más destacado.

Sarah Jessica Parker incendió las redes sociales no tanto por la elección de su vestido, diseñado por ella misma para la marca H&M, sino por lo que culminaba su "look": un tocado en llamas rojas de Philip Treacy, el mismo que hace dos años le creó un penacho de plumas punk.


Jennifer Lawrence, madrina del evento, fue una de las primeras en llegar con un vestido "cut out" de Dior. Sofisticación en el vestir y desaliño en el pelo, más en consonancia con su buen humor.

Madonna y Katy Perry llegaron ambas del brazo de Jeremy Scott, no en vano el diseñador más pop del momento. No se acabó de entender la estética grafiti para ambas (¿un guiño al arte caligráfico?) y menos aún el vestido de Madonna con el nombre de su último álbum, 'Rebel Heart'.


Casi la última en llegar, dándose ese toque de realeza de las grandes divas, fue Rihanna con un vestido-abrigo de cola interminable que le convirtió, como en su propia canción, en 'Princess of China', vestida además por el diseñador del país asiático Guo Pei. Un acierto en su exageración.

Así las cosas, ¿qué se puede decir de una alfombra roja en la que Cher fue la única que puso un poco de cordura de la mano de Marc Jacobs?

Kim Kardashian vestida de Roberto Cavalli y marcando, cómo no, su comentado trasero; una imposible Katie Holmes recuperando el "look Chicago" con Zac Posen, o una Anne Hathaway atrapada, literalmente, en otra galaxia con su vestido de Ralph Lauren dorado siguieron sin dar coherencia a la alfombra roja.


Y eso que todo había empezado como un jardín en el que crecían todo tipo de flores: en el vestido Chanel Couture de la organizadora del sarao, Anna Wintour, rosas y amapolas naranjas, con cierto eco de porcelana y cierto desmadre en las hombreras.

Luego llegaron los más deseados, George y Amal Clooney, derrochando elegancia esta última con una palabra de honor rojo desembocado en volantes de Maison Margiela, y también exhibieron encantos Sofia Vergara, de rosa palo, y Joe Mangiello.