Evoca la memoria de los sentidos

Saúl Hernández ofreció un magno recital anoche en el Teatro de la Ciudad, deleitando a sus seguidores con sus inmaculadas melodías.

Monterrey

Saúl Hernández remó entre el pasado y el presente.

El músico mexicano se presentó frente al público regiomontano al que obsequió un recorrido por su trayectoria artística a través de su espectáculo denominado “La memoria de los sentidos, canciones y caminos”.

Teniendo como escenario el Teatro de la Ciudad, el líder de Caifanes apareció frente a la encendida audiencia que, sabiendo de antemano que aquí no habría slam, disfrutaron de este viaje musical.

Sin guardarse ningún recuerdo, Saúl Hernández soltó dos gigantes cañones al iniciar su noche. “Antes de que nos olviden” y “Miedo” fueron la carta de presentación para este encuentro.

“Gracias por estar aquí, éste va a ser un viaje lleno de recuerdos, de magia y de misterio. Un viaje donde va a estar presente mi familia, mis amigos y tú, tú que por ti todo esto existe”, expresó el cantante al inicio del espectáculo, en donde también se dio tiempo de recibir los primeros obsequios de la noche.

Visiblemente emocionado por poder compartir su otra cara frente a los regiomontanos, el intérprete demostró, y con creces, que su poderío va más allá del nombre de un grupo que logró ser icono en su tiempo.

Luego de los dos primeros temas, Saúl Hernández dio paso al conjunto de cuerdas de Monterrey que lo acompañaron durante la segunda parte de su mágico secreto.

Acompañado por Marco Rentería en el bajo, Gustavo Nandayapa en la batería y Bernardo Ron con la guitarra, la memoria de los sentidos se agudizó con el ritmo de esta poderosa tropa.

Saúl Hernández declamó poesía, denunció injusticias, se comprometió a sanar al mundo e invitó a los suyos a unirse en este laberinto donde los temas aparecieron consecutivamente para colorear la velada.

A pesar de que se trata de un espacio donde el músico se despoja de máscaras y etiquetas, también hubo espacio para que el alboroto entre aquellas que continúan viéndolo como un “rockstar” pudiera salir a flote. Con algunos piropos, ovaciones y hasta regalos, Saúl Hernández se dejó consentir por sus fieles seguidores.

“Quisiera ser alcohol”, “Llévame a tu Sol”, “Hoy” y “Detrás de los cerros”, también aparecieron en el minimalista escenario que permitió la brillantez total de “El Caifán”.

Para concluir este coctel de emociones, Saúl Hernández soltó al aire “Ayer me dijo un ave”, “Como tú” y “Viento”, una tercia que puso de pie a los enardecidos regios que despidieron al amo de la noche con una estrenduosa ovación.

Enloquece a los regios

El público coreó los temas desde el inicio del concierto.

Saúl se tomó largos momentos para expresar su sentir.

Llamó la atención la presencia de varios niños y niñas que acompañaron a sus padres.

Los gritos de “Te amo” no cesaron durante la noche.