Enamoran en martes

The Cure logró enloquecer a sus seguidores con un concierto que duró más de tres horas, ayer en la Arena Monterrey.

Monterrey

Nueve años de espera no podían tener una mejor recompensa que la adrenalina y la energía entregada por The Cure.

La banda de rock británica se presentó ayer en la Arena Monterrey después de un largo tiempo de sequía musical para pagarle a los rockeros de corazón, que ansiaban por que llegara esta fecha.

Como su tema “Friday im in love”, The Cure hizo en Monterrey un enamoramiento, pero en pleno martes, a los regios que abarrotaron el lugar donde se presentaron.

Tres horas y media de vibrantes emociones dieron inicio en punto de las 21:20, tiempo en el que las luces del recinto se apagaron para dar paso al afamado quinteto, que entre ovaciones se paró frente a sus seguidores.

El primero en aparecer fue el vocalista Robert Smith, con su característico cabello alborotado y labios pintados, seguido de Simon Gallup, Jason Cooper, Roger O’Donnell y Reeves Gabrels, quienes de inmediato tomaron sus instrumentos y sin pensarlo dos veces arrancaron con “Shake dog shake”.

Una gran producción en el escenario enmarcó el poderoso regreso de The Cure, quien continuó la noche al ritmo de “Fascination Street” y “The End of the World”.

Un simple “gracias” de Robert fue suficiente para alborotar aún más a los rockeros que ya para entonces dejaban ver pocos espacios solos en las butacas de este recinto.

Aunque las primeras canciones de la banda fueron bien recibidas, sin embargo, “In between days” y “Just like heaven” dejaron salir la energía que traían por dentro.

A pesar de que la noche transcurría rápido, los asistentes se notaban felices con cada interpretación de los rockeros veteranos.

Al ritmo de “Pictures of you”, “Lullaby” y “High”, Robert Smith demostró que a pesar de los 37 años de trayectoria aún sigue conservando íntegra esa calidad y potencia vocal.

El espectacular escenario lució aún más al mostrar un show de luces multicolor que iban cambiando de forma coordinada con los sonidos de los instrumentos, aunado con imágenes proyectadas en la pantalla gigante que hacían el efecto de espejo.

“The walk”, “Friday im in love” y “Doing the unstuck” fueron de los temas que los regios, ya prendidos, no desaprovecharon para cantar y bailar junto a The Cure.

Ya habían pasado casi dos horas de fiesta y la euforia parecía interminable, más aún cuando apenas se escucharon las guitarras al ritmo de “Want”.

Conforme avanzaban las horas, parte del público se iba retirando del recinto, no así los fieles conocedores de The Cure, quienes aguantaron para cantar temas como “The hungry ghost”,”Wrong number” y “One hundred years”.

Al cierre de esta edición la locura era un común denominador en los asistentes, quienes más adelante alucinarían con temas como “Hot hot hot!!!”, “The top” y otros éxitos como “Love cats” y “Boys don’t cry”.

Noche intensa

The Cure interpretó en total 40 canciones.

La banda británica salió puntual a su cita con los regios que abarrotaron el lugar.

El público agradeció a los británicos por su regreso.

No se fueron hasta cantar sus clásicos.