El nuevo canon de True Detective

Inicia la segunda temporada de la serie catalogada dentro de un nuevo canon televisivo en materia de misterio criminal.
El drama de Nic Pizzolatto cuenta cómo un asesinato une a tres oficiales de policía y a un criminal.
El drama de Nic Pizzolatto cuenta cómo un asesinato une a tres oficiales de policía y a un criminal. (especial.)

Ciudad de México

Varios elementos colocaron a True Detective (2014) como un nuevo canon televisivo en materia de misterio criminal, a saber: la riqueza y hondura de las actuaciones de Matthew McConaughey y Woody Harrelson como los detectives Rustin Cole y Martin Hart. Una trama compleja y elaborada donde se entreveran fundamentalismo evangélico, abuso infantil, un culto satánico, desaparición y asesinato ritual de mujeres e infantes y venta de drogas, todo con la complicidad del poder político y religioso.

Un hipnótico recorrido visual por el sur profundo de Luisiana y los pantanos del bayou (big long-shots, paisajes vegetales casi oníricos de abandono y desolación, pueblos difuminados como recuerdos en la memoria). Un manejo original de la historia en tres tiempos paralelos (1995, 2002 y 2013), más una pista sonora extraída de la genuina identidad sureña (zydeco, blue-grass, country, blues, rock, folk) y el descriptivo tema musical “Far from any Road”, interpretado por la banda The Handsome Family.

Tras sus novelas Between Here and the Yellow Sea (2006) y Galveston (2010), el profesor de literatura nacido en Nueva Orleans Nic Pizzolatto escribía su tercera historia de gran potencial televisivo. Su añejo deseo de entrar a esta industria se vio por fin cumplido cuando HBO aceptó producir la serie bajo la dirección de Cary Fukunaga, quien la llevó a ganar una veintena de premios.

El corazón de la trama late en la humanidad de los personajes: esa desencantada visión de Cole como un detectivesco Cioran más la contradicción familiar, infidelidad y deriva del resignado Hart, son clave en el éxito de esta producción más allá de la escatológica historia criminal en la cual se aprehende a los autores menores y materiales de los asesinatos pero no a los políticos y jerarcas religiosos involucrados.

DE LUISIANA A CALIFORNIA

El domingo 21 de junio se inicia entonces la segunda temporada de True Detective (título de los pasquines policiacos de los cuarenta), pero no es una secuela ni una saga, sino una historia nueva y diferente, ubicada en un espacio distinto y con un ensamble de actores seleccionado con cuidado pero no sin riesgo. Pizzolatto escribió la historia filmada a partir de noviembre de 2014 y ubicada en California, “no en la turística y hollywoodense, sino en un ciudad californiana más profunda y real”, declaró el escritor. Por ello se prevén paisajes urbanos e industriales en contraposición al entorno rural remoto y desolado del sur de Luisiana. “Habrá mujeres duras, hombres malos y la historia oculta del sistema de transporte en Estados Unidos”, añadió.

Otra novedad serán los directores de los ocho episodios de la teleserie, pues Fukunaga se mantendrá solo como productor ejecutivo. Se habla de dos o tres directores a cargo de uno o dos capítulos cada uno; por lo pronto, Justin Lin (Fast and Furious y próximo director de Star Trek 3) dirigió los dos primeros episodios, mientras el danés Janus Metz Pederson se encargará de otro episodio en su primera incursión a Estados Unidos. Se mencionó también a William Friedkin, un veterano peso completo de la dirección (El exorcista, Vivir y morir en LA, Jade, The Haunted), pero aún no hay noticias definitivas.

LA TRAMA Y LOS PROTAGONISTAS

Ben Casper, de 52 años, es hallado muerto en la carretera de la costa del Pacífico tras haber acordado un gran negocio de transportes. El trato está destinado a modificar los patrones de las rutas de distribución de productos en la ciudad; en resumen, miles de millones de dólares. El asesinato pone en riesgo la organización de Frank Semyon, un capo a cargo de una red criminal extendida por la ciudad. Para resolver el caso son enviados tres oficiales policiacos de diferentes ciudades. ¿Quiénes son estos protagonistas?

Colin Farrell en el papel del detective Ray Velcoro, un hombre de antecedentes difusos, perseguido por acusaciones no probadas de corrupción y abuso, y en plena doble confrontación con sus jefes corruptos y con la mafia controladora de la policía.

Rachel McAdams como la sheriff Ani Bezzerides, una recia policía a cargo del Condado de Ventura cuyo oscuro pasado la empuja al juego y la bebida alejándola del compromiso ético como policía.

Taylor Kitsch como el oficial de la patrulla de caminos Paul Woodrugh, un prometedor joven policía pero desviado por un malentendido escandaloso (la supuesta aceptación de favores sexuales de una joven detenida por exceso de velocidad).

La cuarta pieza de este elenco es Vince Vaughn como Frank Semyon, un criminal de carrera y al mando de la res delincuencial extendida por la ciudad, quien en busca de legitimar sus negocios se encuentra con la posibilidad de perderlo todo por el asesinato de su socio (Ben Casper), acción donde se inicia la trama.

La crítica televisiva y los fans han sido rudos con este nuevo ensamble actoral, pues no ven en la selección de actores (sobre todo en Colin Farrell) el potencial capaz de igualar las actuaciones superiores de McConaughey y Harrelson en la temporada anterior.

En los avances de la serie se aprecia una atmósfera industrial un tanto ominosa, filtradas imágenes de la urbe nocturna, secuencias de gigantescos freeways californianos bajo el sol, los protagonistas en acciones violentas o monólogos desperados. Todo bajo el lema “El mundo es como lo merecemos”. También el tema musical es llamativo: el dolido lamento de esa voz femenina entreverándose con el rasgueo suave pero eléctrico de la guitarra corresponde a la cantante country Lara Lynn, quien habría escrito el tema “The only thing worth fighting for” junto con Rosanne Cash y T. Bone Burnett, responsable de la producción sonora de ambas temporadas.

Luego de tan altas expectativas, la noche del domingo 21 de junio los fans de True Detective estarán atentos a comprobar si HBO logra renovar este adictivo canon televisivo.