Desea Pepe Aguilar hacer tradición sus noches en el Auditorio

“Soy un verdadero wey por no venir más al Distrito Federal”, admitió el cantante tras seis años de no pisar el coloso de Reforma.
Durante su concierto Pepe Aguilar destacó el gusto que tiene por la música mexicana.
Durante su concierto Pepe Aguilar destacó el gusto que tiene por la música mexicana. (Tomada de Twitter / @AuditorioMx)

México

Tras seis años de no pisar el Coloso de Reforma, el intérprete se reencontró con su público capitalino, en una noche fría pero llena de energía y aplausos que el cantante aprovechó para presentar a sus hijos Ángela y Leonardo.

Vestido con un traje de charro en color negro y detalles blancos y rojos, Pepe apareció detrás de un entramado de telas blancas para dar inicio a la velada con el tema “100 por ciento mexicano”. “Encantado de estar con ustedes en esta noche histórica, hacía muchísimo tiempo no venía. Y este noche, es noche de difuntos, de calacas, pero esta noche también va ser muy romántica", expresó el intérprete.

Con temas como “Por una mujer bonita”, “Chaparrita consentida” y “Perdóname”, Pepe Aguilar arrancó gritos y aplausos del público al que preparaba para la inminente aparición de, lo que llamó, la tercera generación de la dinastía Aguilar.

Con tan sólo 14 años de edad, Leonardo Aguilar apareció frente a un expectante Auditorio Nacional para entonar “Soy puro mexicano” y “Alta y Delgadita”. Mientras tanto, Angela fue ovacionada por su derroche de carisma y naturalidad al interpretar “La charreada” y un popurrí con temas de Juan Gabriel que incluyó “Debo hacerlo”, “Si nosotros nos hubiéramos casado”, “Querida” y “Me nace del corazón”.

Un conmovido y orgulloso Pepe Aguilar agradeció el apoyo del público hacia sus hijos, a los que llamó “mi seguro pa’l retiro”. El cantante volvió a adueñarse del escenario no sin antes expresar su deseo por preservar el gusto por la música mexicana.

“Yo soy uno más en la cadena que interpreta la música maravillosa de este país, hacen falta más exponentes, porque somos tres o cuatro weyes”, bromeó el charo, de quien abrió concierto el jalisciense Omar Arreola, ganador del concurso “El rey del mariachi” que organizó Pepe Aguilar el año pasado.

Durante el concierto, el intérprete no cesó de expresar su gusto y respeto por la música mexicana. Y es que, señaló, “para mí no ha habido otra vida que cantar música mexicana”. A propósito, recordó a su padre, Antonio Aguilar, por el que entonó “Albur de amor”. “Él me enseñó a conocer, querer y respetar a México”.

Más tarde demostró su admiración por Vicente Fernández al hacer suyos los temas “Acá entre nos”, “Lástima que seas ajena” y “Hermoso cariño”, todos ellos de su más reciente disco, homenaje al charro de Huentitán, por el que recibió un disco de oro de manos de Oscar Mario Beteta a nombre de su disquera.

Pepe no paró de rendir tributo a los grandes de la música mexicana, al cantar “El rey”. “No hay cantante de música mexicana que se dedique a hacerlo sin que cante un par del maestro José Alfredo Jiménez”.

Sin embargo, el charro también dio muestra de la versatilidad de su voz al interpretar baladas como “Credo”, “Miedo” y “Ni contigo ni sin ti”. Y tras hacer un repaso de sus más grandes éxitos y de presentar su 24 álbum, “Lástima que sean ajenas”, Pepe se hizo acompañar a ritmo de banda y puso a bailar a sus seguidores con “Por una mujer casada”, “Eres de todas la más bonita” y “Son las dos de la mañana”.