Y también poeta...

Además de actor, guionista y comediante, Roberto Gómez Bolaños incursionó en diversos géneros literarios y publicó tres libros. 
Roberto Gómez Bolaños
Roberto Gómez Bolaños (Notimex)

México, D.F.

La de escritor fue quizá una de las facetas menos conocidas de Roberto Gómez Bolaños. Pero el actor, guionista y comediante también incursionó en terrenos literarios con géneros como el relato, la poesía y la crónica.

 ‘El diario del Chavo’ (1995)

En este libro de 163 páginas, el Chavo del Ocho relata su historia en primera persona, incluso desde antes de llegar a la famosa vecindad:

“A veces iban al orfelinato algunas señoras que revisaban a los niños. Luego escogían al que más les gustaba y se lo llevaban a vivir con ellas. Y yo tenía muchas ganas de que me escogieran a mí, pero siempre escogían a los más bonitos; o sea que yo nunca salí. Porque yo estaba tan feo que cuando jugábamos a las escondidillas los demás niños preferían perder antes que encontrarme”.

Entre viñetas y dibujos realizados por el propio Gómez Bolaños, el Chavo habla también de sus aventuras y su relación con sus vecinos:

“Ron Damón es muy bruto. Y dicen que los hijos salen igual que los papás, pero no es cierto porque la Chilindrina no es bruta. En lo que sí es igual a su papá es en lo floja; por eso no le gusta la escuela”.

‘...y también poemas’ (2003)

Chespirito fue además un poeta que escribió sobre diversos temas, entre ellos su amor por Florinda, el teatro, la crítica, la poesía misma, o la vida de poetas célebres como Jaime Sabines y José María Fernández Unsaín.

Amante de las décimas, los romances y los sonetos, el autor escribió versos con rima y métrica. Sobre esto habla en su poema Versos antiguos:

“Esta noche yo deseo/ escribir versos antiguos/ actualmente tan exiguos/ que parecen de museo./ Y sin embargo yo creo/ que existe aún quien estima/ la cadencia que sublima,/ la música del acento/ y el sabroso condimento/ de la métrica y la rima”.

'Sin querer queriendo' (2006)

La vida de 'Chespirito' quedó plasmada en el último de sus libros: desde su infancia hasta sus conquistas en el mundo del espectáculo. Con múltiples y variadas anécdotas, Gómez Bolaños relata sus inquietudes de juventud, su ingreso a la radio y la televisión y la manera en que nacieron algunos de sus entrañables personajes como El Chavo o El Chapulín Colorado.

“En el año de mi nacimiento (1929) sucedieron cosas importantes (...) Ese mismo año fue fundado el discutidísimo PRI, partido político que inicialmente se llamó PRN y luego PRM, mismo que rigió el destino de México (algunas veces para bien y muchas veces para mal) durante largos 71 años. Este nacimiento aconteció a principios de marzo del mencionado 1929, lo que significa que yo soy un par de semanas mayor que el susodicho partido, a pesar de lo cual éste jamás me ha guardado el debido respeto.…”