Del Che Guevara a Mick Jagger...

La agrupación británica ofreció su primer concierto gratuito en Cuba, que sirvió para cerrar su gira por América Latina.
Mick Jagger, Keith Richards, Ronnie Wood  y Charlie Watts.
Mick Jagger, Keith Richards, Ronnie Wood y Charlie Watts. (EFE y AFP)

La Habana, Cuba

En sus casas, envueltos meticulosamente en papel, guardaban los acetatos. No fuera a ser que se presentara un cateo de los servicios de seguridad. O de miembros de un CDR, de un Comité de Defensa de la Revolución...

Eso cuentan cubanos de 50 y 60 años. Así que los discos de esa banda de rock prohibida por el Estado eran envueltos con hojas del periódico Granma, la voz del sistema cubano. O con las hojas de Juventud Rebelde, el órgano periodístico de las juventudes comunistas.

Sí. Los cubanos amantes del rock envolvían una y otra vez sus discos luego de tocarlos a escondidas, clandestinamente. Los trataban con tal sigilo como si fueran cartuchos de dinamita. No había una legislación específica que los proscribiera, pero todos sabían que era música del enemigo, música del infernal imperio.

Y ahora, ahora en sus brazos, en sus mejillas, donde antes se tatuaban a Fidel, hoy se pintan con tinta roja la lengua de los Rolling Stones. O deforman una foto del Che Guevara y la convierten en una... de Mick Jagger. O arriba de una foto de Marx ponen esa misma lengua de los Rolling...

Damas y Caballeros, sí, los Rolling Stones en La Habana. Quién lo pensara. En Cuba, en Cuba cualquier cosa ya puede pasar, porque aquí están los hijos, nietos y bisnietos de la Revolución, escuchando a los ingleses (que, como redactó alguien, gozan de cabal salud en sus facultades musicales).

Aunque, a decir verdad, los cubanos estaban más atónitos que otra cosa, 200 mil personas no llegaban a la euforia, sino que se quedaban estupefactos con las rolas de la banda que estaba ahí, a tan solo unos metros de ellos que, incrédulos, se paralizaban: apenas unos cuantos saltaban, bailaban, gritaban, cantaban...

Era demasiado para digerir: los Rolling Stones, sí, estaban en vivo en La Habana, en Cuba...

Mick Jagger lo sintetiza en español en medio, ahí, de algunos alaridos de la raza:

—Sabemos que antes era difícil escuchar nuestra música en Cuba. Pero ahora aquí estamos roqueando. Los tiempos están cambiando...

Sí. Y mucho. Los Rolling Stones en Cuba...