César Costa comparte sus "secretitos"

El cantante se encuentra por estrenar el segundo diplomado dedicado a quien guste de la música y quiera aprender desde cómo producir un disco, hasta mejorar su imagen.

México

Inspirado en su experiencia como cantante, César Costa, quien a la par de su faceta de musical realiza la de presidente de la Academia de la Industria de la Música y el Espectáculo, mantiene su intención por compartir “los secretitos” que ha adquirido en 54 años de trayectoria musical.

¿Qué es lo que se puede esperar del nuevo diplomado de la academia?

La idea de haber creado este diplomado es profesionalizar la industria de la música y el espectáculo y transmitir a las nuevas generaciones todos los conocimientos y las experiencias de la gente que tenemos mucho tiempo en esta carrera.

El director de la academia, Fernando Santibáñez, ha hecho un estupendo diseño académico del diplomado, en el que se abordará desde la historia de la música hasta cómo están conformadas las compañías discográficas, el marco jurídico de la industria, los derechos de autor, el montaje del espectáculo, etcétera.

¿Cómo surge la idea del diplomado?

La idea se dio de dos maneras. La primera es que un día estaba grabando en Los Ángeles, y en los tiempos libres me metí a una tienda de libros, donde también vendían discos y vi que por dos dólares Quincy Jones, compartía en un librito su cocimiento con los jóvenes. El libro era Cómo arreglo yo las bases y las cuerdas.

Y dije, bueno, por qué en México no nos damos a la tarea de transmitir esos conocimientos, ¿no? Lamentablemente, nosotros tenemos el defecto de guardar los secretitos de lo que sabemos de una manera muy mezquina, y no transmitimos lo que sabemos. Y luego con un amigo, André Bigani, un gurú de la música a nivel mundial, le dije: ‘oye André qué has hecho que te gratifique’, y me respondió: ‘mira, tuve una reunión con mis amigos de la bossa nova, con jóvenes en la universidad de Sao Pablo y se produjo una magia maravillosa durante dos días. Agregé: ‘por qué no hacemos lo mismo en México’. Y así se dio el primer diplomado que presentamos en la Universidad Anáhuac, a donde igualmente daremos a conocer el que estamos por iniciar.

¿En qué rubro padeció más por no tener los conocimientos como los que ahora comparte?

Cuando empecé salía con mi maleta de música, solito y me iba a Buenos Aires. Yo ya había cerrado el contrato, llegaba a hablar con el empresario para cerrar el otro 50 por ciento, yo manejaba la publicidad; luego me iba a ensayar con la orquesta, leía música como leía el periódico, y ya después de eso, como cereza en el pastel, quería cantar, en la noche. Pero todo eso fue a base de errores, y de ir aprendiendo. Ahora viajo con varios agentes, todo está organizado, porque ha crecido la industria del espectáculo.

Qué otra cosa aprendió que lo marcó?

Sí, sí, a decir no.

¿Fueron muchas las veces que dijo no?

Sí, sí, al principio me costó mucho trabajo. Pero tuve que ir aprendiendo a base de errores, tropezones, topes. De eso se trata el diplomado, de que a las nuevas generaciones les podamos ahorrar tropezones.

¿Ser abogado ayudó al cantante?

Muchísimo. Mi corazón siempre estuvo puesto en la música. El abogado me ha sido de gran utilidad, pues ha llevado la carrera de César Costa por los conocimientos. Una carrera universitaria te da otra perspectiva, pero mi corazón está más divertido con la música. Aunque volvería a estudiar leyes.

Claves

El curso

Fernando Santibañez, director de la academia, creó el diseño académico del Segundo diplomado de la industria de la música y el espectáculo que se integra de 13 módulos.

Los expositores son: el Lic. Roberto López, de Sony Music; Germán Rodríguez, de Warner Music; el Lic. Freddy Huerta; Alex Bizraki, entre otros.

Tendrá una duración de cuatro meses en La Universidad Anáhuac.