“No puedo perder el tiempo con las redes sociales”: Arcelia Ramírez

Ha participado en más de 20 películas, entre las que destacan Las razones del corazón, Zurdo, Así es la vida, Perfume de violetas, Como agua para chocolate y La mujer de Benjamín.
Arcelia Ramírez
Arcelia Ramírez (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Arcelia Ramírez se reconoce como una mujer metódica, reservada, piensa antes de hablar. Ganadora del Ariel por Perfume de violetas, su filmografía rebasa la veintena de títulos, siendo el más reciente Las búsquedas, de José Luis Valle; también participa en la obra de teatro Clausura del amor, de Hugo Arrevillaga.

 

Dicen que es muy selectiva para escoger un personaje…

No sé, me interesan los que me dicen cosas, que tienen lógica y fuerza. Hago las historias poderosas y que vale la pena contar. Me gustan los papeles que representan desafíos.

 

Pero habrá algunos que acepta solo por el dinero.

En ese sentido he sido muy afortunada, porque escojo las cosas que hago. Nunca he trabajado en un proyecto solo por el dinero.

 

¿Ni en las telenovelas?

Incluso en la televisión he disfrutado mucho los papeles que he hecho.

 

¿Qué disfruta más: sentir que actúa por primera vez o dominar el oficio?

Las dos cosas son muy emocionantes, es un placer muy grande sentir la libertad que da el dominio de tu quehacer. La vulnerabilidad da susto y vértigo pero cuando la ejecutas y ocurre, es como los grandes placeres del principio de la carrera.

 

¿Alguna vez se ha llevado un personaje a casa?

Me sucedía sobre todo al principio, supongo por una cuestión de inseguridad. Después me pasó con Así es la vida, de Arturo Ripstein. Me costó trabajo quitármelo, pero tal vez era la circunstancia, lo padecí realmente. Un actor es el instrumento de su trabajo y es importante aprender a recorrer el camino realidad-ficción, de idea y vuelta.

 

¿Es mujer de ritos?

Sí, creo que todos lo somos de alguna manera. No tengo alguno fijo, pero en teatro sobre todo, siempre se establece uno. En la obra Clausura de amor, por ejemplo, el orden en que me pongo la ropa es el mismo; igual que la manera en que acomodo los elementos para el maquillaje. Además, en un ensayo la asistente me trajo una donita para la energía y a partir de ahí, ya me como una dona antes de la función, es ya parte del material de trabajo.

 

¿Es aficionada a coleccionar algo?

Coleccionar no, nada. Tengo mucha ropa que ni uso pero no hablo de colección. Las películas y los libros, son elementos de consulta. Me cuesta trabajo cuando la gente habla de colección de este tipo de cosas porque para mí son cuestiones muy de la vida diaria.

 

¿Por qué no le ha entrado a las redes sociales?

Porque creo que me quitarían mucho tiempo. Al principio me parecía un asunto relacionado con exponer tu intimidad. Hoy ya no, entiendo que es una cuestión de comunicarte, pero encuentras material que no sirve para nada. Si de por sí tengo poco tiempo para atender a mis hijas y trabajar, no puedo perder el tiempo en las redes sociales que además provocan adicción.

 

¿Se vive mejor sin Facebook?

Al menos yo sí, de pronto me entero de cosas que sucedieron en Facebook o Twitter y se me fueron en el momento; sin embargo al final, aunque sea dos días después, las sé, siempre te enteras de lo importante. Y la verdad es que tampoco llevo tanta prisa.

 

Nació en la Ciudad de México, en 1967. Ha participado en más de 20 películas, entre las que destacan Las razones del corazón, Zurdo, Así es la vida, Perfume de violetas, Como agua para chocolate y La mujer de Benjamín. Ha sido postulada al Ariel en cuatro ocasiones. Ha obtenido reconocimientos en el Festival de La Habana y La Muestra de Cine Latinoamericano de Lieda.