Adriana Barraza abre una sala de teatro en Miami

Para iniciar la temporada, que a partir de hoy ofrecerá funciones los fines de semana con espectáculos de todos los géneros, la actriz ha escogido la obra "Me doy el gusto".
Barraza se ha propuesto llevar teatro de calidad, "no solo actoral, sino a nivel de contenido humano".
Barraza se ha propuesto llevar teatro de calidad, "no solo actoral, sino a nivel de contenido humano". (Archivo)

Miami, EU

La actriz mexicana Adriana Barraza inaugura hoy en Miami EU la sala teatral Adriana Barraza Black Box, propiedad de la actriz y su esposo, el actor y maestro de actuación argentino Arnaldo Pipke, con el objetivo de ofrecer piezas para todos los públicos.

"Esto es que un sueño convertido en realidad, el producto de muchos años de trabajo y de esfuerzo", declaró hoy a Efe la actriz, nominada al premio Oscar 2006 por su actuación en el filme "Babel", dirigida por su compatriota Alejandro González Iñárritu.

Para iniciar la temporada, que a partir de hoy ofrecerá funciones los fines de semana con espectáculos de todos los géneros, Barraza ha escogido la obra "Me doy el gusto", el monólogo con los que celebró sus cuarenta años como actriz.

Esta pieza combina pasajes del teatro clásico con fragmentos conmovedores, humorísticos e interesantes de su vida personal y su carrera, y ha sido merecedora de críticas positivas en México y Argentina, donde la obra se ha representado.

"La estructura del monólogo nos va llevando de una cosa a la otra, de un pasaje del personaje de Blanche Dubois en 'Un tranvía llamado deseo', a un relato personal, y de Lady Macbeth a un recuerdo de mi vida. No quería que fuera un rosario de tristezas ni

de alabanzas, creo que tiene la medida justa", destacó.

Barraza se ha propuesto llevar teatro de calidad, "no solo actoral, sino a nivel de contenido humano", a Miami, donde además imparte clases de arte dramático.

Para ello presentará un repertorio con opciones para públicos de todas las edades, además de ofrecerles a sus alumnos de actuación la oportunidad de actuar en el teatro profesional. Para Barraza, esto no solo es su pasión, sino su misión de vida.

"Hace muchos años me preguntaron cómo me imaginaba al final de mi vida, y yo me vi en mi escuela, dando clases de actuación", expresó la maestra Barraza, como la llaman cariñosamente sus alumnos y colegas.

La también directora de escena agregó que ha podido cumplir su sueño gracias a las "habilidades" de su esposo y a lo que ha podido hacer con sus "propias manos", señaló, refiriéndose a la sala teatral.