El trabajo no debe ser solo sobre el sueldo

Todos los empleados merecen disfrutar de sus actividades laborales, sentir que tienen un efecto positivo en la vida de los demás y, por supuesto, dentro de la organización para la que trabajan.
Michael Bush, CEO global de Great Place To Work
Michael Bush, CEO global de Great Place To Work (Foto: Cortesía)

El momento oportuno lo es todo. Por ejemplo el Movimiento de los Derechos Civiles. Martin Luther King Jr. no fue la primera persona que habló sobre los derechos civiles. De hecho, hubo muchas personas antes que, como King, fueron grandes oradores. Si King hubiera entrado en la escena 10 años antes, prácticamente sería un desconocido en la actualidad.

Con la publicación de la lista de las 100 mejores compañías para trabajar es más claro que nunca que las empresas están en medio de una época crucial. Estudio tras estudio nos muestra que todas las personas buscan más, no solo los millennials. Todo el mundo se cuestiona el propósito, busca la conexión y sentir un tirón para aportar más de sí mismos.

Esto no era tan cierto hace 10 años como lo es en la actualidad. Cada vez más las empresas se deben de igual manera a las personas que la impulsan como a los productos que crean, y tam­bién a la cultura como a los resultados.

Si alguna vez hubo un tiempo para construir un gran lugar de trabajo, es ahora, no solo para el empleado ejecu­tivo del piso 99, sino para la gente en el piso 37, el segundo piso, en una trin­chera en medio de la calle, la gente que trabaja para una empresa de tele­comunicaciones a tres metros bajo el suelo, encima de un techo ca­liente, o en una bodega que llega a estar a 52 grados centígrados. Todos estos empleados necesitan sentir que su lugar de trabajo es grandioso.

Como líder, quiero que mis empleados tengan la experiencia de un gran lugar de trabajo -todos ellos-. Preocuparse por la gente hace que la vida de una persona sea mejor. Pero si estás en un negocio, el resultado también importa.

Cuando estás en el tipo de lugar de trabajo como en el que estuve a los 18 años, hay un impacto en los resultados. Significa que cuando estás en la ducha, piensas acerca de lo que puedes hacer para ayudar a tu empresa y a tus colegas. Piensas en tu siguiente gran idea, porque tu trabajo es parte de quien eres, y sabes que recibirás apoyo.

¿Quién no quiere ser un empleado como ese?

Por el otro lado, cuando las personas no experimentan que están en un gran lugar de trabajo, es imposible que entreguen lo mejor de sí al lugar, las ideas inspiradas y la participación entusiasta se pone al margen. Peor que eso, traen menos partes de ellos al trabajo. Empie­zan por sentirse alejados de los demás. El trabajo se convierte solo en una forma de obtener ingresos. Estas personas a menudo se van, pero es peor que se queden. Su negatividad se propaga.

Cuando la gente disfruta de lo que hace mientras que al mismo tiempo logra una diferencia, obtiene una buena vida y cuida de su familia, de cierta forma puede sentir que tie­ne un efecto positivo en la vida de los demás, a través de las comuni­dades y de la sociedad en general.

Esto es algo que todos los empleados merecen, y es algo en lo que cada líder tiene la capacidad de influir.

El verdadero liderazgo no se trata de quedarse como el líder que eres. Se tra­ta de avanzar, desafiarte constantemen­te y replantear. Se trata de vivir en la pregunta y aprendizaje con el que puedes averiguar qué tipo de líder tus clientes necesitan que seas, y qué tipo de líder necesita que seas la comu­nidad y sociedad. Es acerca de crecer y desafiarte de esa forma.

Construir un gran lugar de trabajo es una forma poderosa para lograr esto, lo sé, porque en Great Place To Work, ayudamos a las empresas a construir grandes culturas, y vemos el increíble impacto que tiene en los líderes, empleados, clientes y comunidades. Al igual que en cualquier cambio profundo, no es algo que se pueda lograr de un día para otro. Es un viaje. Y una vez que empiezas, será lo que hagas a lo largo de tu vida como líder. Cada gran líder tiene su tiempo. No lo dejes pasar.