El discreto encanto del sector financiero

Los bancos saben que para tener clientes satisfechos, sus empleados deben ser felices, por eso implementan programas para equilibrar la vida personal con el trabajo.
Ambos bancos dan a sus empleados horarios flexibles y cuentan con permisos de maternidad extendidos tanto en lactancia como en adopciones.
Ambos bancos dan a sus empleados horarios flexibles y cuentan con permisos de maternidad extendidos tanto en lactancia como en adopciones. (Ilustración: Shutterstock)

Tres de los 10 mejores lugares para trabajar en América Lati­na son bancos. Dos de ellos, Scotiabank y Santander, com­parten la consciencia de que, para darle al cliente la aten­ción que se merece, deben tener empleados satisfechos y comprometidos con la marca.

“Los clientes son nuestra prioridad principal. A todos nos mueve hacer algo que realmente cambie la vida de un cliente, ayude a una empresa a ser exitosa, o a mejorar la economía del país”, señala Miguel Lozano, director gene­ral de Recursos Humanos de Scotiabank.

Hace ya 13 años que el banco canadiense ocupó por primera vez un lugar en el listado que elabora el Great Place to Work Institute, y no ha querido salir de allí. “El mundo está cambiando y nosotros también. En los últimos dos años adquirimos el compromiso de ser un banco aún mejor”, comenta el directivo.

Para esta institución financiera, que hoy tiene más de 10,700 empleados en México, la base de un buen servicio comienza en casa, con una cultura inclusiva que le permita tener el mejor talento.

Entre las ofertas que da Scotiabank a sus colaboradores se encuentra un paquete de prestaciones que, según Lozano, “genera tran­quilidad al empleado y mayor productividad y compromiso, derivados de que tiene resueltos, hasta cierto punto, sus temas patrimoniales. Los beneficios se ven en la atracción y reten­ción de nuestro talento”.

Por su parte, el banco Santander apareció por primera vez en el listado mexicano en 2012 y ha mejorado su posición año con año gracias a la depuración de sus mejores prácticas en aspectos como equidad, inclusión, selección de personal, flexibilidad, compromiso con la comunidad y una política de comunicación abierta, así como la ofer­ta de un paquete de prestaciones atractivo

Otro punto en común es la mejora constante y el monitoreo del clima laboral, por medio de encuestas, programas, cursos de capacitación y actividades que propician la integración de sus colaboradores a la cultura de la organización.