• Regístrate
Estás leyendo: El recuerdo más amargo de Romano con Santos
Comparte esta noticia
Lunes , 23.07.2018 / 05:42 Hoy

El recuerdo más amargo de Romano con Santos

Rubén Omar rememora la final del Bicentenario 2010, en la que el título se le negó a los laguneros que él dirigía; en la definición en penales, las lágrimas acompañaron su duelo
Publicidad
Publicidad

Rubén Guerrero Atilano

El 23 de mayo del 2010 es una fecha inolvidable para Rubén Omar Romano. El estratega argentino, de amplio recorrido en la Liga Mx, tenía pocos días de haber cumplido 52 años y ése domingo se encontraba a 90 minutos de consumar una meta que se le había negado por mucho tiempo y en diferentes escenarios: el campeonato a nivel de clubes. Santos Laguna era su escuadrón, que en la ida había obtenido un valioso 2-2 frente a un Toluca dinámico y ofensivo. Los Guerreros habían realizado una excelente fase regular, sumando 28 unidades para ubicarse en el cuarto puesto; en Liguilla, previo a la llave contra los Diablos Rojos, había echado a otros como Pumas y Morelia. Sobraban razones para pensar que aquel día sería especial.

Al mediodía en Toluca, con todo listo, pensamientos positivos embargaban la mente de Rubén Omar: "Tenía un buen presentimiento; deseaba darle el campeonato a la gente de Santos, era una meta aplazada para mí", revela el mismo Romano para La Afición, con casi ocho años de distancia. El primer tiempo confirmó, de a poco, las expectativas del timonel verdiblanco, con el 0-0, los Guerreros requerían de una anotación y mantener la estabilidad en la zaga, para consolidar sus aspiraciones. "Estuvo cerrado, ellos aprovecharon espacios durante el complementos; ambos nos lanzamos a buscar la ventaja, aunque fuera mínima", detalla el argentino. Oswaldo Sánchez y Alfredo Talavera, los arqueros, eran factor.

Al 79', el cancerbero de Toluca detuvo un tiro de Oribe Peralta, que quedó mano a mano, prácticamente con el rostro. Fue la opción más clara de Santos. La agonía comenzaba. Cuatro minutos más tarde, Darwin Quintero desbordó por derecha, llegó a línea de fondo y sirvió para Oribe, que no logró conectar el esférico. Los Diablos reculaban, intentaban mandar al alargue, porque el sinodal había despertado y trataba de evitar el alargue a toda costa. "Teníamos mejores opciones, estábamos encima, pero también nos estaba pegando el cansancio", refiere el entrenador. Más de lo mismo, el tiempo extra exhibió a un Santos insistente, que tuvo fácil, tres oportunidades de inaugurar el marcador, con remates errados de Matías Vuoso y el primer protagonista de este párrafo.

Rubén Omar vivía el duelo desde el área técnica, la corbata ya estaba bastante floja, la camisa comenzaba a perder el rigor del cinturón y Salvador Reyes y Norberto Scoponi, sus auxiliares, eran testigos, como él, de un desenlace en el que las sensaciones comenzaban a ser negativas. Armando Archundia mandó a los tiros de castigo con el 0-0 en el parcial, con la desesperación de Santos y con un Toluca que, aunque atacado, sabía que había llevado el encuentro hasta la instancia que más le favorecía. Desde los once pasos se olvidaba el mérito de los Guerreros y se dejaba todo a la suerte, la misma que se le había negado, no solo a Romano con un título, también a sus atacantes con un gol. "Seguíamos estando cerca, era una serie por delante y solo teníamos que anotar más que el rival", comenta.

Después de los dos primeros cobros, Santos aventajaba la tanda con un 1-2. Juan pablo Rodríguez y Daniel Ludueña habían marcado de buena manera, para poner a los Guerreros en la contienda; por cuenta de Toluca, Sinha erró el tiro inicial y Vladimir Marín, un contención colombiano, sí acertó. Para el tercer intento, Héctor Mancilla se enfiló a la pelota con la mirada puesta en el esférico, Oswaldo Sánchez realizaba sus movimientos de distracción y después de unos segundos, el arquero detenía el balón recostándose a la izquierda de su arco. Jonathan Lacerda cobró por cuenta de los visitantes y marcó sin mayor conflicto. Todo, de nuevo, quedaba en manos de los laguneros, o mejor dicho, en botines de su siguiente cobrador.

En caso de anotar o de que Oswaldo detuviera el siguiente disparo, el trofeo del Bicentenario 2010 se iría a Torreón. El plantel verdiblanco y Rubén lo sabían. Sánchez no pudo ante Diego Novaretti, pero aún así, si el embate de Vuoso era el correcto, Santos era el nuevo campeón del balompié nacional. Una de las cámaras de Televisa comenzó a enfocar a Romano, que con desesperación, ya estaba a poco metros del terreno de juego. El '30' en el dorsal enfiló y mandó su intento lejos de la portería de Talavera… El tiempo se detiene y el estratega argentino recuerda el momento: "Volvió la ineficacia que mostramos en el tiempo regular, la definición fue lo que más padecimos en el partido y la arrastramos hasta los penales", apunta.

Toluca no falló. Martín Romagnoli anotó el quinto disparo de los Diablos, mientras que Carlos Morales, un especialista en la materia, también erró por cuenta de Santos. Lo que parecía definido, tuvo que aplazarse, una vez más. Con la serie igualada 3-3, ambos definirían al campeón en muerte súbita, pero la cuesta en contra ya era muy marcada para los Guerreros. Édgar Dueñas, uno de los capitanes del plantel rojo, consiguió un gol que se sufría como pocos para Rubén Omar. Fernando Arce se enfilaba por cuenta los de Torreón. El mediocampista hizo una pausa antes de tomar vuelo, un resoplo, comenzó el trayecto hacia el contacto con el balón y… Ahí estuvo Talavera para detener el disparo y también el sueño de Romano.

Instantes después, una marea escarlata, todo un club, saltaba al terreno de juego del Nemesio Diez para festejar su campeonato número 10. La cámara que antes mostraba a Romano impávido, ahora lo hacía limpiándose las lágrimas, era un final triste para Santos y para la búsqueda eternizada de Rubén Omar: "Lloré desde que Fernando (Arce) se enfiló al balón, sentía que se derrumbaba todo, merecíamos ganar, fueron demasiadas emociones a una velocidad muy alta; a la distancia, considero que fue uno de los peores días que me ha dado el futbol. A día de hoy, no comprendo cómo no ganamos". De nuevo, el futbol y el destino reúnen a los dos escuadrones con el campeonato en disputa.

CIFRAS

3 JUGADORES han marcado por cuenta de Santos anotaciones en los cuatro duelos de final contra Toluca, todos, de origen extranjero.

9 GOLES recibieron los Guerreros en los cuatros duelos de final, entre las ediciones del 2000 y 2010, sin contabilizar tiempos extras.

2 FUTBOLISTAS de todos los que tuvieron actividad en la vuelta de la final del 2010, siguen en activo: Alfredo Talavera y Antonio Ríos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.