• Regístrate
Estás leyendo: Patiño y Herrera, polos opuestos del banquillo
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 22:12 Hoy

Patiño y Herrera, polos opuestos del banquillo

Las semifinales en Ciudad Universitaria tendrán un ingrediente extra a deleitar: los contrastes pronunciados entre el estratega de Pumas y el timonel del América
Publicidad
Publicidad

Se dice que la personalidad de los entrenadores es el reflejo de sus equipos y muchas veces, aplica al cien por ciento en el futbol. En los casos de Pumas y América, que hoy disputan la Semifinal de ida en el Olímpico de CU, las referencias de sus estrategas dan una idea de los alcances y personalidad que demuestra sus oncenas sobre el terreno de juego, aunque entre ellos, están muy marcadas las diferencias de carácter, sobre todo. 

Del lado de Pumas, David Patiño es un timonel de perfil bajo, que prefiere mantenerse lejos de los reflectores, que trabaja arduamente y gusta de las charlas y convivencias con sus dirigidos, al tiempo que se da espacios para conocerlos de manera personal; estuvo a cargo de la Sub 20 felina por más de tres años y su figura no solo representó la de un formador, también la de un motivador. Siempre tenía un consejo para sus muchachos. 

Al frente del primer equipo auriazul, Patiño Oviedo ha encontrado su nicho y mejor oportunidad; se había alejado de las áreas técnicas de Primera División varios años atrás, pero fueron los resultados positivos los que refrendaron su continuidad. Hoy, está a 180 minutos de instalar al equipo del Pedregal en su primera final desde hace tres años, pero ni así, cambia su discurso agradecido: “Es por el esfuerzo de los jugadores; todo se debe a ellos”, apuntó. 

Del otro lado se encuentra Miguel Herrera. Se trata de un entrenador de calidad ya probada, amplio recorrido en el mercado nacional y hasta antiguo estratega de la selección mexicana. El Piojo es un tipo de fuerte carácter, que lo demuestra en los partidos, pero por igual en sus conferencias de prensa, previas o post encuentros. No distingue. Lo mismo puede salir y brindarle la mayor cantidad posible de palabras a los suyos, que culpar al árbitro de la derrota. 

Aficionado de charlar con los medios de comunicación y elegante como el que más, demostró en su paso por la selección nacional que lo mismo dirigía con óptimos dividendos al tricolor, que realizaba comerciales al por mayor, o reportajes en los que demostraba el amplio repertorio de trajes que tenía en su guardarropa. Su dialecto verbal y físico, su estilos para comandar a sus escuadras y hasta apariencia, son otro ingrediente de este platillo. 

EL PASADO EN SELECCIÓN 

Patiño y Herrera (51 y 50 años) son cercanos en la edad; de hecho, ambos compartieron un breve paso, pero ilusionante para ellos, en la selección mexicana que dirigía Miguel Mejía Barón, a inicios de la década de los noventas, aunque de igual forma, tienen una decepción con aquel tricolor en común... Su calidad y temple les dieron en algún momento la posibilidad de ser considerados, pero ninguno de los dos fue elegido para formar parte del combinado en el Mundial de 1994.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.