• Regístrate
Estás leyendo: Delanteros de Pumas, entre huidas y fracasos
Comparte esta noticia

Delanteros de Pumas, entre huidas y fracasos

En los últimos dos años, la Universidad Nacional Autónoma de México ha sumado seis centros delanteros, incluido Nicolás Castillo; escasos, casi ninguno, ha rendido o bien, ha durado muy poco, como el chileno
Publicidad
Publicidad

Desde hace un par de semanas, parecía que todo estaba muy claro en torno a Nicolás Castillo. El delantero chileno declaró en su país que había cumplido un ciclo en Pumas y que no volvería a la institución del Pedregal, luego de tres torneos en ella; aseguraba también, que tenía ofertas de Europa, que alguna, de varias, se concretaría en los días venideros. Así fue. Apenas este lunes, a través de Instagram, el ariete mostraba que partía hacia Portugal y horas más tarde, una imagen esclarecía aún más la situación: se trataba del corpulento centro delantero enfundado en la casaca del Benfica, feliz, mostrando una sonrisa, acto que en México poco se le vio. Su destino parece estar sellado.

Esto no es nuevo. La tendencia de que los arietes de Pumas sean de una estancia corta y/o no funcionen sigue en incremento; sin embargo, el ejemplo de Nico Castillo quizás es el más doloroso. El chileno se convirtió en el último año y medio en la referencia del ataque de Universidad Nacional. En tres torneos, el sudamericano consiguió 25 anotaciones en 39 encuentros, con todo y que se ausentó en gran parte del Apertura 2017, debido a que aquejó complicaciones con el tobillo derecho, del que se operó curiosamente en Portugal, a finales del año en mención. Al cuadro felino le costará encontrarle un suplente adecuado y más, porque los antecedentes no son favorables.

La última gran apuesta en ataque de Pumas fue Érick Cubo Torres, un centro delantero de origen nacional, que recaló en CU ya iniciado el torneo recién concluido y proveniente de la MLS, con el Houston Dynamo; la idea constaba de que generara competencia para Castillo, de que se erigiera como una opción en la banca, cuando el chileno no estuviera disponible. "Vengo a demostrar lo que ya he hecho en Estados Unidos, que los años me han dado experiencia y argumentos", dijo en su presentación. Quedó muy lejos de la expectativa. Entre Liga y Liguilla sumó únicamente cinco intervenciones, sin anotaciones. El surgido en Chivas no fue solución de nada.

Un semestre atrás, Joffre Guerrón arribó a Ciudad Universitaria en medio de críticas hacia la directiva de Rodrigo Ares de Parga, que reactivaba al ecuatoriano, con más de seis meses inactivo. Algunos años atrás, el apodado Dinamita había sido la revelación de la Copa Libertadores 2015, en la que Tigres fue finalista y él, el jugador más valioso del torneo. Rentas pasadas. Después de su paso por los felinos del norte, llegó a Cruz Azul, donde indisciplinas y bajo rendimiento, lo llevaron a convertirse en un descarte. Con este cártel, Pumas le brindó la oportunidad de jugar de nuevo en Primera División. No rindió. Disputó 10 encuentros y no marcó gol.

El que estuvo más tiempo fue Santiago Palacios, un atacante formado en La Cantera y que desde muy joven emigró al futbol holandés, donde pasó por diferentes escuadrones de la Segunda División. A mediados del 2016, Pumas realizó lo necesario para repatriar a su talento, con la promesa de minutos y proyección en Primera División. Pasaban las jornadas y el debut con los auriazules no llegaba… El estreno se dio ante Veracruz, en el Puerto y pese a fabricar una asistencia y al encuentro siguiente, anotar frente a Morelia, su continuidad se vio truncada. Decían que Francisco Palencia, entonces entrenador, no le tenía confianza. Abandonaría la institución luego del Clausura 2017.

El mismo torneo que Palacios llegó a Universidad Nacional, casi por la puerta trasera, con bombo y platillo, el español Saúl Berjón era recibido como solución ofensiva de Pumas y complemento de Eduardo Herrera, en papel, el titular del puesto. Al ibérico se le notó siempre fuera de ritmo, lento a la hora de asumir responsabilidades mayúsculas y en el momento que le brindaron la oportunidad, por encima de Lalo, falló opciones clarísimas de gol. Al término de aquel semestre, con 13 partidos jugados, solo un par completos, no había estrenado su cuota de anotaciones. Dejó el equipo en silencio, pero con reproches airados de la afición azul y oro.

Durante todo el 2016, el responsable de los goles era Eduardo Herrera. La historia de Lalo consta de sacrificios y recompensas constantes, mismas que le dieron el rol de protagonista en el ataque felino; sin embargo, una larga sequía le relegó poco a poco a la banda. El corte de caja ofrecía dividendos muy pobres: 30 encuentros a lo largo de todo ese año y cinco festejos de gol. Era el fin de un ciclo. A inicios de diciembre, su nombre encabezaba la lista de transferibles del club, junto con otros elementos que no rindieron al cien. Con su salida, se dio luz verde para el ingreso de Nicolás Castillo, comenzó lo que ahora culmina. Universidad Nacional no tiene nueve y los que han pasado, no duran o no funcionan.

LOS ÚLTIMOS DELANTEROS

NOMBRE                TORNEO        J     G

Eduardo Herrera CL16-AP16   30    5

Saúl Berjón           Apertura 2016 13 0

Santiago Palacios AP16-CL17   9    1

Nicolás Castillo CL17-CL18     39  25

Joffre Guerrón Apertura 2017 10  0

Érick Torres Clausura 2018      5   0

*Números de Liga y Liguilla.

EL DATO

Hasta ahora, diferentes informes aseguran que Luis Fuentes y Érick Torres recalarán en Xolos, a partir del siguiente torneo.  

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.