• Regístrate
Estás leyendo: Henaine, sinónimo de pleito y de escándalo
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 21:12 Hoy

Henaine, sinónimo de pleito y de escándalo

Actualmente, se le giró una orden de aprehensión por evasión fiscal durante el ejercicio 2010 cuando estaba al frente del Puebla de La Franja
Publicidad
Publicidad

Su paso como empresario dentro del deporte ha tenido a Ricardo Henaine de manera permanente en el ojo del huracán, desde el año 2000 cuando incursionó como inversionista dentro del beisbol con los Pericos de Puebla, hasta su salida como dueño de La Franja.

Inició su andar a inicios del nuevo siglo, donde gracias a su relación con el magnate, Carlos Peralta, así como con el entonces gobernador del estado, Melquiades Morales, adquirió la franquicia de los Pericos de Puebla. 

Al cabo de una gestión de altibajos, decidió mantenerse como directivo pero al mando de los Lobos BUAP, donde formó parte del Patronato en el 2007, gestión que resultó fugaz, y que más tarde, en el 2008, reanudó con la sociedad que entabló con Francisco Bernat y Jesús López Chargoy para sostener al Puebla de La Franja. 

En marzo del 2009, Henaine inició la batalla legal para hacerse de la franquicia blanquiazul, misma que logró arrebatarle a Bernat Cid mediante un juicio mercantil. 

Aunado a ello, en ese mismo 2009, Ricardo Henaine fue suspendido durante un año de sus derechos federativos, al protagonizar una riña con el cuerpo arbitral al término del duelo ante las Chivas del Guadalajara. 

Tras un largo litigio, finalmente en agosto del 2010, Henaine mandó a Bernat a la cárcel, tras comprobar que su demandado habría hecho una serie de acuerdos y convenios comerciales a sus espaldas, entre los que se incluye la renovación de derechos de transmisión con Televisión Azteca, así como la venta del entonces jugador, Jorge Damián "El Ruso" Zamogilny, a los Estudiantes Tecos, montos y acciones que no fueron originalmente reportados y que generó la desconfianza del demandante. 

En su afán de obtener su libertad, Bernat cedió todo lo que a él ligaba al Club, dejando a Henaine junto con López Chargoy en el control absoluto, mismo que años después recaería únicamente en el empresario universitario, que adquirió las acciones, más no así los nombres de las empresas, motes del equipo y escudo oficial, que aún se mantienen en poder del propio Henaine, envuelto en otro juicio legal. 

Ya fuera de la administración del Puebla, luego de entregar las riendas a la familia López Chargoy mediante un contrato de compra-venta, Henaine ganó el litigio en el que tanto la insignia, como los nombres "Ponte La Franja, Club de Futbol Puebla FC, La Franja Puebla Futbol, La Franja, Camoteros y Camoteros del Puebla", son de su propiedad. 

Con la salida de los López Chargoy, todo hacía suponer que Ricardo Henaine habría quedado fuera de la escena deportiva, sin embargo, de manera inesperada, regresó al estrado luego de girarle una orden de aprehensión por evasión fiscal durante el ejercicio 2010 al frente del Puebla. 

AMV


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.