• Regístrate
Estás leyendo: 560 días después, volvió a sentirse futbolista
Comparte esta noticia

560 días después, volvió a sentirse futbolista

José Francisco Torres regresó a los primeros planos con el Puebla, de la mano de Enrique Meza, el entrenador que lo debutó hace 12 años; espera recuperar su nivel de antaño
Publicidad
Publicidad

Hasta hace pocos años, la carrera de José Francisco Torres parecía ir en franco ascenso. Se trataba de un futbolista que incluso de cara a la Copa del Mundo del 2010, tuvo el ofrecimiento de las selecciones mexicana y estadunidense, de un mediocampista surgido en Pachuca, con un talento relevante y el camino por delante. Hoy, en la cancha del estadio Azteca, vistiendo los colores del Puebla, un equipo que a sus 30 años volvió a darle la oportunidad de sentirse profesional, vivió el calor del vestidor, el recibimiento de una afición local hostil y se formó desde el inicio, como titular.

De la mano del entrenador que le debutó en Primera División, Enrique Meza, el 'Gringo' regresó a los planos estelares, luego de casi dos años de inactividad en Tigres, donde su nivel y participación vino a menos, con el sobrecupo de extranjeros, pero también, gracias a oportunidades desperdiciadas. "Viví momentos muy lindos en Tigres, es un gran equipo, con una gran afición, me voy con todo lo bueno, logré cosas importantes, campeonatos, y es parte de la carrera de un futbolista, ahora sólo resta enfocarme al mejor de nivel. Tengo 30 años y debo disfrutar los últimos años de mi carrera", dijo Torres en la previa del encuentro ante La Máquina.

José Francisco Torres ha vivido con máxima intensidad su carrera. Todo ha ocurrido muy rápido. Desde su arranque profesional en Pachuca, consolidarse como inamovible en los Tuzos, aceptar la propuesta de Estados Unidos para jugar una Copa del Mundo, a pelear por volver a estar en los planes de algún equipo de élite. Ahora, con el modesto Puebla, el contención intentará recuperar el tiempo perdido, con un tipo que le conoce perfectamente como Enrique Meza. Con el dorsal '23' a la espalda, 560 días, 79 semanas, 18 meses después, vuelve a sentirse como antes. La ilusión y sus intenciones se mantienen intactas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.