• Regístrate
Estás leyendo: Me fui dolido de Cruz Azul: ‘Chelito’ Delgado
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 16:01 Hoy

Me fui dolido de Cruz Azul: ‘Chelito’ Delgado

César Delgado aseguró que salió con cierta frustración de La Máquina, pues ni si quiera logró llegar a una Final, además, relató el trago amargo que vivió con la suspensión por doping
Publicidad
Publicidad

Se nota más delgado que en aquellos días en los que se convirtió en un ídolo de la afición de Cruz Azul, curiosamente, el encanto no vino de un título, sino del estilo ‘gambetero’ del argentino. También las canas en la barba ya delatan sus 37 años, que no han sido impedimento para que César Delgado siga como futbolista profesional en su natal Argentina, aunque en la cuarta división.

Pese a los estragos del tiempo, el 'Chelito' asegura que el cariño por Cruz Azul es el mismo que el que le tuvo cuando buscaba, como las generaciones anteriores y posteriores, el campeonato de Liga que no se da desde 1997.

César volvió en este 2018 a México para jugar un partido de leyendas contra el América, un equipo que se le dificultó, al que en partidos oficiales no logró ganarle. Esa espinita quiere sacarla, aunque sea en este encuentro simbólico, en el que seguro, le dará la mano a quienes en su mayoría, ya están retirados.

“Esperemos ganarle. Nunca le gané, sí le gané fue en un amistoso en Estados Unidos, pero también ellos tenían buenos jugadores en esa época como Cuauhtémoc (Blanco) o Claudio ‘Piojo’ López. Perdíamos o empatábamos, ojalá y se pueda dar, pero hay que disfrutar el ver a ex jugadores, y ni hablar de pisar el Estadio Azul para mí será maravilloso, y obviamente se me van a venir a la mente miles de recuerdos”, dijo en entrevista con La Afición, y siempre acompañado de su gran amigo Luis Manuel López, quien acompañó sus pasos en su etapa con la Máquina y ahora, cada vez que regresa a territorio azteca.

¿Cómo has visto a este Cruz Azul?

“Lo sigo, están muy bien en todos los sentidos, los veo muy sólido y hay un trabajo atrás, se ve que se presentó un proyecto con (Ricardo) Peláez, están todos unidos, cuerpo técnico, jugadores, directiva, todo se ve reflejado en los resultados. Ojalá y sigan de esa manera, por ese camino, que es el que se merece la institución”.

¿Ves cerca el título de Cruz Azul?

“Se lo merece. No se puede permitir eso que le sucedió de no entrar varios torneos a la Liguilla, por su historia, por su prestigio, por lo grande que es la institución. Esto apenas empieza, hay que tener calma, ojalá sigan por este camino, y que se puedan encontrar lo que todos los aficionados quieren”.

¿Qué faltó a ese equipo en el que estuviste para conseguir el título?

“Hasta el día de hoy se sigue esperando y se sigue negando el título, simplemente los rivales fueron mejores que nosotros. En esos cuatro años y medio ni siquiera pude jugar una Final; entonces, en ese sentido estoy con bronca, me fui dolido por no haber podido llegar a una Final. No hay explicación para encontrar que nos faltó, siempre dimos todos, más allá de haber tenido un partido bueno o malo dimos todo para llegar a la Final y después sí pelear el título”.

¿No sentías que te daban mucha responsabilidad?

“No, nunca sentí presión, pero siempre sabía que se hablaba de mi nombre y no me sentía salvador del equipo. Si el equipo está bien las cosas iban a ir bien. En esos momentos el grupo intentaba y no se pudo, porque el rival hizo bien las cosas y nosotros mal, esa es la realidad, no hay tanto misterio, gana el que hace mejor las cosas”.

¿Había frustración?

“Sin duda, porque teníamos un gran equipo, grandes jugadores, cuerpo técnico y todo, pero no se nos daba. No hay explicación para encontrarla en el futbol, por momentos jugábamos muy mal, en la Liguilla sobre todo, no estábamos al nivel que mostrábamos en el torneo, lo pagamos caro. Había dolor, frustración, de no poder hacer los partidos que hacíamos en la fase regular. En la Liguilla al equipo que nos tocaba enfrentar hacía mejor las cosas y se paraba mejor en la cancha”.

¿Te has sentido más querido en otro lugar que en México?

“Sinceramente no. En México me quieren mucho. Estoy agradecido con México, Cruz Azul y Monterrey por el cariño y respeto. Me hacen sentir como en casa, a mí me llena mucho en alma, en corazón, me pone contento cuando vengo para acá porque todo mundo me saluda, porque todos quieren hablar conmigo”.

Te convertiste en ídolo de Cruz Azul…

“No me siento y no me sentí ídolo, me siento respetado y respeto mucho a México, soy un agradecido, pero jamás imagine que hoy en día la gente me tiene tanto cariño, más ahora con eso de las redes sociales, que siempre están pendientes y me hacen sentir su afecto. Hay dos tres que me putean, pero con amor”.

¿Piensas en el retiro, y si no es así, te gustaría volver a México?

“Me encantaría, porque me siento bien físicamente, voy a entrenar contento, con muchas ganas, a pesar de mis 37 años. Siempre hablo con el ‘Místico’ Pereyra y me dice que me venga para acá a jugar un tiempito, pero es difícil salir de Rosario cuando ya estás ahí con tus amigos y tu gente. Me encantaría terminar una etapa en México. Me fui de Monterrey por una situación compleja familia”.

¿Te quedaste con esa espinita de seguir aquí?

“Uno siempre tiene la ilusión de volver al club que lo vio nacer, que le dio la oportunidad de ser un jugador. Hoy en día la situación es otra, yo me fui por algo familiar y espero cerrar una etapa en México para poder ver de cerca el futbol mexicano, que me encanta”

¿Diste todo en el futbol mexicano?

No me guardé nada, tanto en Cruz Azul como en Monterrey, y agradezco el cariño de la gente. Soy un agradecido al futbol mexicano, respetuoso de la gente y el futbol mexicano, cuando me preguntan por él hablo muy bien, muchos dicen cosas de este futbol, pero el que no lo jugó no lo conoce. Yo lo cuido mucho”.

¿Cómo viviste la etapa del doping?

“Aprendí que solamente los amigos y la familia están con vos. Nadie me ayudó, nadie me vino a decir si necesitaba una mano, me dejaron solo, y aprendí que las únicas personas que están a tu lado son la familia y los amigos. Sufrí mucho porque no era algo que yo quería, el doctor se equivocó, no fue de parte mía, él se equivocó y no lo reconoció. No solo pasó conmigo sino con otros jugadores que tuvieron la suerte de no ser castigados, pero ya quedó atrás. Disfruto ahora seguir jugando, de los buenos amigos, de la gente y la familia que sí estuvo. He sufrido, pero estuve fuerte”.

¿Cuál es la actualidad profesional del ‘Chelito’?

“Estoy jugando en Central Córdoba de Rosario, está en la cuarta división de Argentina, estoy allá con mi familia. Tengo un club de barrio, que pude armar con mis amigos, estamos muy contentos porque tenemos 200 chicos del barrio que van a jugar y a entrenar, niños de 6 a 12 años, estamos en una Liga. Ellos se divierten, juegan y yo estoy al pendiente. Con la gente que me representa, ya somos amigos, trabajo con ellos, tratando de ver dónde insertarme en el tema del futbol, jugadores, chicos”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.