• Regístrate
Estás leyendo: Cruz Azul, por aquellos tiempos de gloria
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 12:51 Hoy

Cruz Azul, por aquellos tiempos de gloria

Luego de 22 años, La Máquina vuelve al Estadio Azteca, el escenario donde se consolidó como uno de los equipos más ganadores del futbol mexicano al conquistar cinco de los ocho títulos de Liga que posee
Publicidad
Publicidad

Aquí Cruz Azul nunca ha sido un extraño. Sí, este equipo de alma gitana nunca ha tenido una casa propia desde que decidió abandonar la Ciudad Cooperativa (Hidalgo) en 1971 para conquistar la capital. Llegó como huésped, se hizo leyenda y luego decidió irse, pero ahora, 22 años después, aquí está de regreso, buscando la gloria como hace 47 años. 

Son tiempos muy diferentes. Aquel Cruz Azul que por primera vez pisó el Azteca como casa propia llegaba lleno de ilusiones, con dos títulos de Liga bajo el brazo, el de la temporada 1968-69 y México 1970, y ante su creciente popularidad necesitaba un recinto que lo inmortalizara –sin desmerecer al entrañable 10 de Diciembre–; lo encontró en el Coloso de Santa Úrsula, que fue ese testigo de concreto que lo vio alzarse con los campeonatos de 1971-72, 1972-73, 1973-74, 1978-79 y 1979-80. Ahí nació La Máquina. 

Ahora la historia es muy diferente. Cruz Azul no regresa envuelto en gloria; al contrario, vuelve cubierto de tristezas y decepciones. Son 20 años –en este diciembre ya 21– sin un título de Liga, y apenas una Liguilla en los últimos cuatro. Una crisis deportiva muy grande, a la que se le sumó la salida del estadio Azul, un inmueble que cosechó más amarguras que sonrisas. 

Pero aquello ya terminó. Hoy, en el arranque de un nuevo torneo para este equipo, hay un aire renovado de optimismo. La directiva no escatimó en dar un vuelco a la situación apremiante. Dio el primer golpe con el fichaje de Ricardo Peláez, y éste planeó y ejecutó una reestructuración con 10 fichajes nuevos. 

UN NUEVO COMIENZO 

En las redes sociales de Cruz Azul se apreciaba desde hace varias semanas el hashtag “viene La Máquina”; ahora, cuando el equipo por fin pisó el renovado césped del Azteca, éste cambió a “Llegó La Máquina”. Hay optimismo. Este conjunto tan golpeado en estos últimos años se ha animado a cambiar su discurso cauteloso. Ha levantado la mirada y, al menos en las palabras, ha asumido su papel de equipo grande, popular e histórico.

Lo ha dicho el presidente Guillermo Álvarez Cuevas, lo ha repetido una y otra vez el recién llegado Ricardo Peláez, y lo ha confirmado Pedro Caixinha: la meta de este equipo es el campeonato. Ya pasó la época del paso a paso y partido a partido, hay compromiso total, y el Azteca atestiguará hasta dónde le alcanzará el entusiasmo a este Cruz Azul.

La tarea no es sencilla, pero La Máquina apela al orgullo y a su fuerte inversión para regresar a aquellos buenos tiempos en los que el protagonismo se daba por descontado, en la que la Liguilla era materia obligada, y en la que el título era un compromiso permanente.

EL REGRESO A LA IDENTIDAD

Mucho se ha hablado en estos últimos meses del regreso al Azteca. Desde las críticas más agudas hasta los comentarios de beneplácito. Pero siempre la directiva de La Máquina tuvo como primera opción al Coloso de Santa Úrsula antes de planear construir un estadio propio. Es más, para esta segunda etapa de Cruz Azul, se habla de un plazo inicial de tres años, el cual se puede extender a cinco sin ningún problema.

Cruz Azul no tiene prisa en tener su casa propia, fuera de Ciudad Cooperativa –donde están sus raíces– parece que no le incomoda ser un inquilino permanente. Pero el Azteca guarda la mayor parte de su historia en la Primera División. Un cuarto de siglo para ser exactos, de 1971 a 1996, tres años más que el tiempo que duró en el Azul (22 años), y superando por mucho a la estadía en el 10 de Diciembre (7 años). Si un estadio ha sido la casa de esta Máquina, ese es el Azteca. Cinco títulos de Liga lo respaldan por completo.

Hoy Cruz Azul regresa al estadio Azteca, de nueva cuenta ávido de gloria como hace 50 años. En este escenario firmó su mejor época y por ello, este inmueble, nunca ha dejado de tener un poco de su esencia. 

LAS CASAS DE LA MÁQUINA

Estadio 10 de Diciembre 1964-1971

Estadio Azteca 1971-1996

Estadio Azul 1996-2018

Estadio Azteca 2018- ¿?

CINCO TÍTULOS QUE LO HACEN SU CASA

TEMPORADA 1971-72: Cruz Azul se mudó a la Ciudad de México y acogió al Estadio Azteca como su nueva casa; éste fue el segundo torneo con el sistema de Liguilla en el futbol mexicano, además, se había estipulado que la final se jugaría a partido único en el Estadio Azteca, precisamente la sede de América y Cruz Azul, que fueron los finalistas. El juego se disputó el 9 de julio de 1972 y La Máquina se impuso 4-1.

TEMPORADA 1972-73: En la Final el rival fue León. La serie se fue a tres partidos, luego de que ambos equipos empataran en la ida disputada en el Nou Camp y en la vuelta que se disputó en el Azteca. El juego definitivo se celebró el 19 de junio de 1973, en el estadio Cuauhtémoc de Puebla. Durante los 90 minutos Cruz Azul y León empataron 1-1, y fue hasta el tiempo extra donde La Máquina por fin pudo sacar la victoria.

TEMPORADA 1973-74: La Máquina logró el tricampeonato en este año. Se enfrentó al Atlético Español en la Final y ambos juegos se disputaron en el Azteca. En el partido de ida, los del Atlético Español dieron el campanazo y vencieron 2-1 al conjunto; sin embargo, en la vuelta, celebrada el 19 de mayo de 1974, Cruz Azul puso las cosas en su lugar con un contundente 3-0.

TEMPORADA 1978-79: Luego de cuatro años, Cruz Azul regresó a una final, ahora con Pumas como rival. En la ida, celebrado en el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria, tanto celestes como universitarios empataron sin goles. En la vuelta, disputada en el Azteca el 30 de junio de 1979, La Máquina fue superior y ganó 2-0 con goles de Carlos Jara Saguier al minuto 69 y Javier López Malo al 88'.

TEMPORADA 1979-80: La época dorada de La Máquina concluyó con la llegada de la nueva década. En esta ocasión enfrentó a Tigres; en el juego de ida ganó 1-0 en el Universitario, y en la vuelta sufrió de más para ganar su séptimo título de Liga (el quinto en el Azteca), pues de manera angustiante empató 3-3, pero el global le favoreció por un gol de diferencia.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.