• Regístrate
Estás leyendo: Los 3 rostros de Cruz Azul para vencer al Puebla
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 05:31 Hoy

Los 3 rostros de Cruz Azul para vencer al Puebla

Durante el juego contra Puebla, Pedro Caixinha sacó a relucir los recursos tácticos con los que cuenta La Máquina; antes del primer gol, modificó el parado y luego fortaleció con los cambios
Publicidad
Publicidad

El 3-0 con el que Cruz Azul se presentó en este Apertura 2018 hace pensar que tuvo una tarde plácida el sábado pasado ante Puebla. Sin embargo, fue todo lo contrario. Durante 80 minutos La Máquina no había podido abrir el marcador y parecía que todo se zanjaría con una igualada sin goles.

Pero llegó una jugada a balón parado que le permitió a los dirigidos por Pedro Caixinha abrir el marcador, con un cabezazo de Andrés Rentería, quien había ingresado de cambio. Luego vino un penal a favor que convirtió Milton Caraglio y, finalmente, Elías Hernández cerró la cuenta con un golazo por sector derecho.

Así que construyó el 3-0, que no estuvo exento de la polémica arbitral, pues Enrique Meza, técnico de Puebla, sentenció que a Cruz Azul se le favoreció en los primeros dos goles, pues en el 1-0 hay un jalón contra uno de sus zagueros y en el segundo nunca hay falta sobre Cauteruccio que se pudiera sancionar como penal.

Pese a ello, La Máquina fue superior al conjunto poblano, sobre todo en el segundo tiempo, y de no haber sido por la gran actuación del portero Nicolás Vikoni, seguramente el juego se habría definido desde antes.

También este partido permitió ver los recursos tácticos con los que cuenta Pedro Caixinha, quien en un momento determinado del juego decidió cambiar el parado de su Cruz Azul para hacerlo más ofensivo, tomando muchos riesgos en defensa, y así mantuvo al equipo hasta la finalización del cotejo.

En conferencia, el portugués habló sobre ese momento, dejando muy en claro que se tenía que arriesgar de esa manera para salir con la primera victoria en casa, algo que finalmente sucedió.

“Tenemos una plantilla que nos da esa versatilidad de percibir cómo está el juego y qué cambios tenemos que hacer. Quedó muy claro que tuvimos que arriesgar porque Puebla se cerró muy bien, sobre todo en el primer tiempo; no estábamos teniendo la dinámica ni el entendimiento necesario”, dijo Caixinha.

Y luego complementó: “entonces, creo que desde mi punto de vista empezamos a ganar el partido con el cambio que hicimos, sacando a Jerry (Gerardo Flores) y metiendo a Caute, como que dices: ‘miren señores, este cambio lleva un mensaje muy claro, este partido es para ganar’, independientemente de correr riesgos”. 

Y así fue, Cruz Azul hizo modificaciones que le permitieron tener un mayor volumen de juego y tener opciones más claras que le permitieron ganar el juego.


Cruz Azul comenzó el juego con el sistema que empleó Pedro Caixinha la mayor parte del torneo pasado, un 4-2-3-1. Con Corona en la portería, Aguilar de Domínguez en la zaga, acompañados por Flores en la banda derecha y Aldrete en la izquierda; los contenciones fueron Marcone y Baca, y adelante estuvo Édgar Méndez por derecha, Roberto Alvarado como media punta y Elías Hernández por izquierda. Milton Caraglio fue el delantero. 

Sin embargo, había movimiento muy marcados, en la parte de la media cancha; por ejemplo, Rafael Baca se lanzaba varios metros delante de Iván Marcone, lo que permitía que La Máquina luciera más ofensivo. Al ataque el conjunto celeste llegó a formar con un 4-1-3-2, pues cuando Baca se colocaba como media punta, Roberto Alvarado se sumaba como un segundo delantero. 

En el primer lapso a Cruz Azul le costó mucho trabajo, generó realmente pocas llegadas y así se prolongó hasta el segundo lapso.


Ya con el cambio en el parado táctico del equipo, y que prácticamente se volcaba al ataque, Pedro decidió que lo siguiente que podía hacer era refrescar el ataque. Primero sacó a Édgar Méndez y metió a Andrés Rentería. Este movimiento permitió que Elías Hernández regresara al sector derecho (su perfil natural), mientras que el colombiano se colocó como extremo izquierdo. A los cuatro minutos retiró de la cancha a Alvarado y le dio juego a Misael Domínguez, quien se colocó atrás de los delanteros, como media punta. 

Estos movimientos le dieron el primer gol, pues Domínguez recibió una falta por sector izquierdo y de ahí vino el centro que remató Rentería directo a las redes. Luego vino el penal sobre Cauteruccio y por último, en la mejor jugada del juego, Misael se combinó con Elías (ambos de taquito) para que éste sacara un derechazo que certificó el último gol de La Máquina. 

Después del primer tanto, Cruz Azul reculó un poco, a un 3-4-3, con Elías y Rentería más atentos a las cuestiones defensivas.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.