La RSE sí es negocio

Durante el foro de Milenio “Las verdaderas razones detrás de la Responsabilidad Social de las Empresas en México”, 16 expertos abordarán temas de medio ambiente, educación y valor compartido.
El campo eólico Piedra Larga suministra energía eléctrica a la mayor parte de las instalaciones de Bimbo en México.
El campo eólico Piedra Larga suministra energía eléctrica a la mayor parte de las instalaciones de Bimbo en México. (Cortesía Grupo Bimbo)

Las empresas necesitan que las comunidades en las que operan se desarrollen para, asimismo, también crecer. De esta forma, la Responsabilidad Social de las Empresas (RSE) es un ganar - ganar.

Los beneficios que se obtienen al adherir estrategias de RSE al esquema de negocio se dan en todos los niveles: desde preferencia en los consumidores y reputación, hasta mejor clima laboral, transparencia en el gobierno corporativo, disminución de costos en estrategias medioambientales y confianza de los inversionistas.

En México, cada vez más empresas buscan cumplir con los parámetros de RSE que esquematiza el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi). De 2012 a la fecha se han duplicado el número de organizaciones que han adquirido el distintivo ESR que otorga cada año. Mientras que en 2012 lo recibieron 688 empresas, para 2016 1,388 ya contaban con el reconocimiento.

Sin embargo, Jorge Villalobos, presidente ejecutivo del Cemefi, afirma que obtener el distintivo es únicamente “un punto de inicio”, pues las organizaciones deben trabajar año con año para mejorar en los ámbitos de calidad de vida de la empresa, gestión ética de los negocios, cuidado y preservación del medio ambiente y, por supuesto, inversión en la comunidad.

“Nuestra herramienta de diagnóstico es una evaluación que la empresa se hace a sí misma para dar a conocer sus fortalezas y áreas de oportunidad, pero de la misma se modifican anualmente 20% de sus indicadores para que la empresa tenga un proceso de mejora continua”, afirma Villalobos.

Desde 2015, Cemefi incluyó el “Sello 1%”, que consiste en que las organizaciones que lo deseen donen 1% de su utilidad antes de impuestos, esta acción, considera Villalobos, es un paso que las empresas dan más allá de su corebusiness, tema que el presidente del Cemefi abordará el 18 de octubre durante la charla inicial del foro “Las verdaderas razones detrás de la responsabilidad social de las empresas en México”.

Desafíos, logros y siguientes pasos de la RSE

Uno de los elementos que generan mayor impacto positivo en términos reputacionales para las empresas son las acciones sustentables. La consultora Nielsen afirma que 45% de los consumidores en América Latina optan por comprar productos conocidos por proteger el medio ambiente.

Sobre los desafíos y logros que tienen las empresas mexicanas en el tema de sustentabilidad hablará Alejandra Vázquez Langle, gerente de sustentabilidad de Grupo Bimbo, empresa que invierte en generación de energía renovable con el campo eólico Piedra Larga, en Baja California Sur, que suministra energía eléctrica a la mayoría de sus instalaciones en el territorio nacional.

A este diálogo en el primer panel, se suman Francis Pérez, Directora de Creación de Valor Compartido de Nestlé, empresa que recientemente inauguró su renovada planta en Ocotlán, Jalisco, que busca ser la más sustentable del grupo pues 80% de la energía eléctrica que utilice provendrá de fuentes renovables y 100% del agua utilizada será reciclada; además de Marta Vegas, coordinadora de Responsabilidad Corporativa en Telefónica México, y Alejandro Lorea, director de Proyectos en MGM Innova México.

El siguiente panel será moderado por Roberto Delgado, de la Universidad Anáhuac, institución que ha abierto posgrados y diplomados centrados en las prácticas, esquemas y evaluación de la RSE. En esta discusión, centrada en el verdadero impacto de las becas educativas que otorgan las empresas, participará Enrique Morán, director de Comunicación y RSE de OHL México, empresa que desde hace más de ocho años, mantiene proyectos como Apadrina a un niño indígena, mismo que funciona principalmente en el Estado de México.

Además, participarán Alejandro Legorreta, presidente fundador de la Fundación Legorreta-Hernández; Álex Ruiz Lee, director de Recursos Humanos en Samsung México; Arturo Cornejo, de la Fundación Cinépolis, y Jana Nieto, directora de Relaciones Institucionales y Responsabilidad Social de 3M México.

El último panel se centrará en el valor compartido, lleva por nombre “Si no es negocio, la RSE no tiene larga duración”, y Martha Herrera, directora de Responsabilidad Social Corporativa de Cemex, considerada una de las expertas en el tema en América Latina, hablará del por qué es necesario que la RSE genere ganancias a las empresas para que pueda ser sostenible.

A este panel, moderado por Gwenaëlle Gerard, directora general de ResponSable, se suma Gisela Noble, directora de Responsabilidad Social y Fundación Walmart de México; Jesús González, director del Pacto Mundial en México; Graciela Ángeles, emprendedora e impulsora del proyecto autogestivo en Mezcal Real Minero, y Ximena Ugarte Luiselli, directora general de Fundación Grupo México y Conciencia Cinemex.

Honor a quien honor merece

Manuel Arango es el iniciador y mayor influenciador de la filantropía en México. Es por esto que, al término del foro, se realizará un breve reconocimiento a su labor, como fundador del Cemefi y como gran impulsor de las causas sociales y medioambientales en el país.