Urge mayor investigación científica sobre la Monarca

Los expertos aseguraron que la explotación forestal sostenible, y un esfuerzo conjunto de México, EU y Canadá para conocer más sobre los hábitos de desplazamiento de la mariposa, son cruciales.
En el primer panel, "La migración tardía", los ponentes hablaron sobre las acciones para evitar la desaparición del fenómeno migratorio de la mariposa Monarca.
En el primer panel, "La migración tardía", los ponentes hablaron sobre las acciones para evitar la desaparición del fenómeno migratorio de la mariposa Monarca. (Juan Carlos Bautista/Ariana Pérez)

De la mariposa monarca se conocen perfectamente sus características biológicas, pero de su ruta y su paso por México antes de llegar a los santuarios, se conoce muy poco, por lo que hace falta apoyar la investigación científica sobre esta especie migratoria.


Esta fue una de las conclusiones a las que se llegó durante el foro de MILENIO ‘Los nuevos vientos de la mariposa monarca en México’, en el que diferentes actores de la iniciativa privada, gobierno y organizaciones civiles, se reunieron para discutir sobre los avances en la conservación de la mariposa monarca.

Laura Tamayo, directora de Asuntos Corporativos de Monsanto, dijo que de unos años a la fecha, científicos y académicos alertaron a la industria agropecuaria de la corresponsabilidad del cuidado de la mariposa monarca y destacó que es la primera vez que las empresas del sector hablan sobre la importancia de la conservación y el papel que juegan.

Durante su intervención en el primer panel ‘La migración tardía’, moderado por Héctor Zamarrón, subdirector editoral de Milenio, Tamayo señaló que hace falta educación y sensibilización en el tema de conservación de la mariposa monarca y que esto se ve reflejado sobre todo en Estados Unidos, donde la especie no es muy conocida y los agricultores que desechan el ‘algodoncillo’, hierba de la que se alimenta la mariposa durante su trayecto de Canadá a México pues la ven como maleza.

Al respecto, Lucía Madrid, coordinadora regional del Consejo Civil para la Silvicultura Sostenible en la cuenca Amanalco-Valle de Bravo, afirmó que en el caso de México, gran parte del patrimonio es resguardado por sus comunidades, por lo que es necesario implementar programas que ayuden a un manejo forestal correcto.

La experta resaltó que la percepción generalizada de que el aprovechamiento forestal está peleado con la conservación es errónea, “los territorios forestales son muy complejos, las malas prácticas tienen que ver con el manejo agrícola (herbicidas y pesticidas), forestal y urbano. Hay un gran prejuicio, pero la agricultura no es mala, sólo es la forma en cómo la hacemos”, dijo.

El investigador titular en el Instituto de Investigaciones Agropecuarias y Forestales de la Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo, Cuauhtémoc Saenz, afirmó que el manejo forestal es una parte importante de la conservación de la especie y se deba poner especial atención al nuevo ciclo de vida que los árboles de oyamel, en los que se aloja la mariposa, están enfrentando por el calentamiento global.

El investigador señaló que los árboles se encuentran bajo gran estrés, lo que ha provocado que sus puntas se sequen y dejen de producir semillas, y de continuar con este comportamiento “para el 2090 no habrá ni un metro cuadrado para su desarrollo, los árboles de oyamel no van a tener un clima propicio”.

Ante esto, Saenz dijo que se tendría que pensar en plantar árboles 300 metros más arriba de la montaña, para que puedan desarrollarse en un clima adecuado. Sin embargo “llegará un momento en que se nos acabe la montaña y tendremos que desplazarnos a otras zonas, tal vez el Popocatépetl, Iztaccíhuatl o el Nevado de Toluca. Tendremos que ver si la mariposa monarca se adecúa a esos cambios”, dijo.

Por su parte, Isabel Ramírez, investigadora titular del Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental de la UNAM, señaló que las características biológicas de la mariposa se conocen muy bien pues hay una amplia investigación científica al respecto, sin embargo no se ha ahondado sobre su ruta migratoria y sus hábitos de desplazamiento, por lo que hizo un llamado a impulsar la investigación al respecto.

La directora del programa de Conservación y Uso Sostenible de la Biodiversidad de la Fundación Carlos Slim, Iliana Ortega, resaltó que la fundación trabaja en el tema desde hace siete años y ha hecho una inversión de 50 millones de dólares para la conservación de la mariposa y afirmó que son pocas las empresas que continuamente bajan fondos para impulsar el tema por lo que es urgente catalizar a las asociaciones civiles especializadas y otorgarles recursos.

“Los fondos bajan a las asociaciones civiles que están en la región y necesitamos catalizar a estas asociaciones y que haya trabajo en las comunidades”, dijo.

TE RECOMENDAMOS: Ayuda Monsanto a restaurar hábitat reproductivo en EU

Uno de los temas que provocaron mayor preocupación durante el foro fue la posibilidad de que el nuevo gobierno estadunidense deje de lado los esfuerzos realizados para el cuidado de la mariposa monarca.

Ante esto, Laura Tamayo, de Monsanto, aseguró que los acuerdos y convenios firmados entre gobierno e iniciativa privada son sólidos y ya se pusieron en marcha, lo cual hace difícil que la administración del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pueda deshacerlos.


Durante el segundo panel ‘El segundo vuelo de la mariposa’, moderado por la directora de Innovación Editorial de Grupo Milenio, Bárbara Anderson, la gerente de Comunicación y Responsabilidad Social de OHL México, Esmeralda Araiza, dio a conocer el proyecto de la ‘Ruta de la monarca’, impulsado por la empresa.

Este, explicó Araiza, se trata de instalar 160 jardines en el Estado de México que sirvan como descanso y lugar donde los insectos puedan alimentarse.

Los jardines estarán instalados en un total de 17 hectáreas distribuidas por diferentes lugares, lo que corresponde a 40 campos de futbol y más de 3 mil personas se verán beneficiadas.

Por su parte, la secretaria de Turismo del Estado de México, Betina Benítez, dijo que el gobierno estatal mantiene una vigilancia constante de los insectos cuando llegan a los santuarios de la región y durante todo el periodo de su estancia.

Para esto se tiene a un dron sobrevolando la zona todos los días y destacó además las actividades de la gendarmería estatal. Asimismo, resaltó que se han recuperado 50 mil hectáreas de bosque.

La funcionaria dijo que otra forma de cuidar los santuarios es no permitiendo el turismo masivo en las áreas para protegerlas, además de que se involucra a las comunidades en el desarrollo y conservación de los santuarios.

Benítez explicó que los comuneros se convierten en guías de turistas quienes indican a los visitantes las normas para poder realizar recorridos.

Durante su intervención, Ignacio Pichardo Lechuga, diputado federal y presidente de la Comisión de Agua Potable y Saneamiento en San Lázaro, aseguró que México ha trabajado muy duro en la aplicación de las políticas públicas forestales para revertir la deforestación y celebró el interés de muchas empresas en involucrarse en el tema de conservación de los bosques mexicanos.

La directora regional de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Gloria Tavera, aseguró que existe una fuerte coordinación entre México, Estados Unidos y Canadá en el tema del cuidado de la mariposa monarca y explicó que existe una agenda de acciones específica entre los tres países en el que se involucran tanto a los agricultores como a los alcaldes de los poblados por los que atraviesa el insecto en su ruta de migración.

La funcionaria adelantó que dentro de dos semanas se tendrá el conteo de mariposas que llegaron al país en la temporada 2016-2017, misma que concluirá el próximo 31 de marzo, y afirmó que con el plan de desarrollo que mantiene el gobierno federal se espera que para el 2020 se ocupen un total de 6 hectáreas.

Guadalupe del Río, presidenta y fundadora de la asociación civil Alternare, explicó que la organización lleva trabajando con la mariposa monarca más de 20 años, durante los cuales se han beneficiado a más de 7 mil personas de forma directa y a unas 15 mil de forma indirecta.

Del Río afirmó que México ha jugado un papel importante en el tema de conservación y que esto se debe a que muchas comunidades se han involucrado pues “son quienes más conscientes están de la necesidad de la conservación”, dijo.