La unión hace la diferencia

Los productos lácteos para diabéticos, desarrollados por productores que trabajan de la mano con universidades, ayudan a controlar las complicaciones asociadas a esta condición.
De ser diagnosticada correctamente, la mayoría de los niños puede dejar de tener problemas asociados con la alergia a la leche
Por sí misma, la leche tiene beneficios para los diabéticos, pues ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre. (Especial)

En septiembre de 2014, Alpura lanzó al mercado un producto lácteo que fue resultado de más de dos años de investigación realizada de la mano de la Universidad Iberoamericana: Alpura DBT, una leche pensada para personas con sobrepeso y/o diabetes tipo 2, que se desarrolló a partir de la norma mexicana para la prevención, tratamiento y control de diabetes mellitus, y las recomendaciones de la Asociación Americana de Diabetes y la FDA de Estados Unidos.

A la fecha, se han vendido, en promedio, un millón de litros de leche DBT cada año, de acuerdo con datos proporcionados por Alpura.

Otras instituciones también se han preocupado por desarrollar productos lácteos que puedan incorporarse a la dieta de las personas con diabetes: en 2012, investigadores de la Facultad de Química de la UNAM trabajaron con la empresa Pasteurizadora de León para desarrollar Diabetic's, una fórmula reducida en grasa que atiende los parámetros de descontrol bioquímico de los diabéticos.

Valeria Rubio, certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogos, comenta que la leche per se tiene beneficios para los diabéticos porque se considera de bajo índice glucémico, el cual mide la velocidad con que el azúcar de los alimentos llega al torrente sanguíneo. Al equilibrar los carbohidratos naturales como la lactosa y un alto contenido de proteínas (que fungen como “amortiguadoras”), la leche contribuye a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Sin embargo, la leche para diabéticos tiene otros ingredientes como esterol vegetal, un componente que ayuda a incrementar los niveles de antioxidantes necesarios para quienes padecen esta condición y reduce las concentraciones de colesterol en sangre, sin aumentar los niveles de azúcar.

También contiene fibra y ácidos grasos omega 3, que entre otras cosas ayudan a prevenir el riesgo cardiaco asociado a la diabetes.

Rubio señala que “las personas con diabetes pueden llegar a tener carencia de ciertos nutrientes; la leche y sus derivados son una fuente importante de vitaminas A, C y D, así como de algunas vitaminas del complejo B, y minerales como calcio y fósforo”.

La nutrióloga destaca que la leche para diabéticos, por sí misma, no tiene poderes curativos, ya que se debe complementar con una alimentación adecuada, actividad física constante y el seguimiento de un profesional de la salud.