De museos, colecciones y algo más

Monterrey ha sido afortunada al contar con cuatro o cinco instituciones museísticas.

Hace unas semanas comenté el aniversario 50 al que llegan los Museos Nacionales de Antropología y Arte Moderno. De entonces a la fecha, es decir en 50 años, el Estado, el Gobierno de México, no ha vuelto a emprender una empresa cultural de tal tamaño. Se pueden señalar las excepciones del Museo Tamayo, abierto al público en 1981, mas habría que recordar que originalmente fue pensado y ejecutado por la iniciativa privada (hoy pertenece al Conaculta), o la del Museo Nacional de Arte (Munal), probablemente el más bello museo del país, inaugurado en 1982; mas tampoco fue pensado de inicio como museo, ya que se adaptó al antiguo Palacio de Comunicaciones y Obras Públicas para que cumpliera este fin, una de esas raras ocasiones en que se acierta en todo. También se podría decir que la Federación ha estado detrás de proyectos como el del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), del 2008, pero su presentación es la de una de las joyas de la corona de la UNAM, o de muchas otras instituciones de este tipo que se abren (y cierran) en el resto del país.

Y no es que falten museos en la Ciudad de México, recientemente hemos visto abrir sus puertas al Museo Soumaya (2011) y al que alberga parte de la colección Jumex (2013), pero pertenecen a la iniciativa privada, por lo que su destino y función dependen de la buena voluntad de sus dueños o patrocinadores y no de una política pública de Estado que piense en el bienestar general, común, de la población.

Cito ahora un par de notas que aparecieron la semana pasada. Primero, la que daba a conocer que Mauricio Fernández ofrece su casa para convertirla en museo; lo mismo que ha venido haciendo Gerardo Cantú desde hace tiempo, con muy poco apoyo o interés. La segunda, el anuncio que hace la casa Sotheby’s de Nueva York acerca de la venta que llevará a cabo de una buena parte de la colección de Lorenzo Zambrano. Veamos. En lo personal me parece extraordinario que quienes han invertido tiempo, dinero y esfuerzo en conjuntar una serie de objetos, en este caso de arte, estén dispuestos a compartirlos con muchos otros, con perfectos desconocidos que nunca sabrán o recordarán sus nombres. Ya se trate del proyecto de Fernández o el de Gerardo Cantú, ambos merecen nuestro reconocimiento por su generosidad.

Monterrey ha sido afortunada al contar con cuatro o cinco instituciones museísticas, si bien modestas, muy codiciadas para la presentación de proyectos que van de la escala local a la internacional. Y sin embargo, seguimos careciendo de un museo en el cual se pueda ver un buen Tamayo, ya no digamos un Diego Rivera, un Frida Kahlo o incluso un Nishizawa o un Felguérez. Es decir, si algo habría que reprochar a nuestros museos, sería el de ser excelentes en muestras temporales, pero también en mantener a buen recaudo sus colecciones, si es que las tienen. Y es que resulta lógica esta conducta, no hay espacio para todo.

Sueño ahora con una de esas mega alianzas entre iniciativa privada y Gobierno Federal, para construir en esta ciudad un súper museo de arte mexicano que tuviera como eje vertebral, la colección de Lorenzo Zambrano o al menos una parte de ella. En lugar de pensar en museos de corto aliento que después se convierten en problema al no tener con qué mantenerse, proyectemos un museo de este tipo con colecciones permanentes que no se limitaran forzosamente al arte moderno o contemporáneo sino que podrían ir hasta los dos periodos previos, el virreinal y el prehispánico.

¿Que estoy hablando de un proyecto casi imposible de realizar? Sí, es cierto, pero creo que tiene exactamente las mismas posibilidades de éxito si es que existiera entre todas las partes involucradas la voluntad de hacerlo, si alcanzaran un acuerdo en el que fuera claro y transparente qué es lo que cada una de ellas ganaría de concretarse el proyecto.

Si hace unos años vivimos la alineación de los planetas, también es factible creer que los sueños se pueden hacer realidad. 

xmoyssen@udem.edu.mx

www.visionyrepresentacion.blogspot.com