De moda la moda

Por este título y su novedad no me puedo referir más que a ComingintoFashion, exhibición montada en Marco desde el pasado día 23. Luego de dos montajes más bien malos (la exposición dedicada a Lance Wyman y Registro 04), está de regreso la calidad y correcto montaje con que venían trabajando; aunque las salas en que se exhibe no son, digamos, las mejores del museo, en este caso se han diseñado de tal forma que crean la atmósfera requerida por la temática de la exhibición; las obras, las fotografías, se aprecian correctamente lo mismo que las revistas, y los videos que complementan la muestra. El resultado es un todo que hace que la experiencia de visitar la exposición resulte agradable, congruente con el material que se va a conocer.

En este sentido, el de la visita, no hay que olvidar que la muestra lleva un subtítulo que quizás sea lo más importante: Un siglo de fotografía en CondéNast, lo que significa que veremos no 100 años de la fotografía de moda, sino más bien, las fotografías y autores, que a lo largo de 100 años han trabajado para una o varias de las publicaciones que pertenecen a esta casa editorial.

Según las cédulas de la exposición, en torno a los 70 hubo un giro importante en la fotografía de moda, los propios lectores de las revistas de CondéNastreprobaron el cambio; al parecer, la doble moral de las sociedades occidentales vio explícitamente en las nuevas fotografías, temas para ellos polémicos, sexo, alcohol, drogas, homosexualidad. Más a pesar de las protestas poco a poco se fue imponiendo esta nueva mirada. Las fotografías, es cierto, a partir de entonces se volvieron más ruidosas, inquietas, ambiguas, carentes de intimidad.

Si uno sigue con cuidado la exposición de este punto en adelante puede ver que, efectivamente, las nuevas fotografías se van separando radicalmente de sus antecedentes. A mí me parece que asistimos más bien a una transformación profunda de la moda. Ésta, paulatinamente, ha dejado de ser la ropa, los accesorios, las joyas que antes vestían a cierto tipo de mujeres y hombres, para convertirse en un modo de vida aspiracional, en donde ropa y demás, son sólo símbolos que acompañan ese modo de vida. Súmenle a esta transformación el empleo de la imagen mediática, y las tendencias a producir versiones más económicas para alcanzar más y nuevos públicos.

Sin duda, hoy día la moda es un fenómenos social que no se detiene en las páginas de una revista, los espectaculares o las pantallas de la TV o el ordenador, forma parte de la nueva cultura de este siglo por lo que seguro aún no lo hemos visto todo.

xavier.moyssenl@udem.edu
www.veryrepresentar.blogspot.com