Reflexiones de fin de año

...han hecho que las raíces y la historia local, pierda, día a día, atractivo e interés.

Fiel a la costumbre de hacer un recuento y evaluación de lo que fueron los pasados trescientos sesenta y cuatro días, presento ahora lo que creo son algunos puntos que pueden ayudar a reflexionar sobre el ciclo que mañana llega a su fin.

Con él, con el año, también se fueron amigos, conocidos, personajes relevantes todos en el ámbito del quehacer cultural de esta ciudad, cito sin pretender ser exhaustivo, ni siguiendo un orden, Eliseo Garza Salinas, Dulce María González, José Emilio Amores, Antonio Pruneda, Lorenzo Zambrano, doña Márgara Garza Sada de Fernández y Sergio de Osio. Su lamentable desaparición es, en la mayoría de los casos citados, el anuncio del relevo generacional del que ninguno nos salvamos. Si su labor fue fructífera y extendió sus beneficios a la comunidad, se debió a que pertenecieron a esas generaciones que aún estaban comprometidas con su ciudad, la que creían, la que pesaron e intentaron construir como un sitio mejor. Personalmente, veo muy tenues ejemplos en aquellos que habrán de proseguir con estas tareas; y más que habrán de seguir, debería decir que se espera estén dispuestos a tomar la estafeta y proseguir por esta ruta. La globalización y la casi forzosa internacionalización de una buena parte de la población, especialmente entre los más jóvenes, han hecho que las raíces y la historia local, pierda, día a día, atractivo e interés.

Tan rápido nos hemos alejando de la cultura nacionalista, que siento yo que a pesar de la importancia que tiene el haber llegado al centenario del natalicio de Octavio Paz, no se llevó a cabo ni la cantidad ni la calidad de eventos que conmemoraran dicho acontecimiento, así como los que valoraran y difundieran la riqueza de la herencia del poeta. Me corrijo, en Monterrey no se le dio la relevancia que merecía, y las actividades que sí se llevaron a cabo tuvieron lugar, como siempre, en la capital del país.

Dos puntos más para pensar en este año que se va. Los cito por haberse manifestado claramente, uno, lo que yo llamaría el ocaso de los concursos, y, dos, la organización de la actividad cultural en el sector público. Respecto al primero, este 2014 se celebraron, entre otras, la Bienal FEMSA, la Tamayo y la de Fotografía, a nivel local el Resumen de la Plástica. Sin duda, todas fueron en su momento iniciativas que sirvieron de palanca para la promoción y difusión de la producción artística, sin embrago su falta de renovación —si es que el esquema con que trabajan se puede renovar—, o los intentos que han hecho por mantener su vigencia, más la cantidad de modificaciones que han introducido los nuevos medios de comunicación, hacen ver que esta es una tarea cuesta arriba que quizás debiera ser abandonada a favor de nuevas estrategias.

La organización del área cultural en el sector público, acusa una situación similar a la de estos concursos, no se ha renovado y aún posee áreas no muy claras respecto al manejo y asignación de recursos. El esquema de los llamados Gremios, así como los prácticamente inexistentes consejos ciudadanos en cada una de las áreas que cubre el actual Conarte, se antojan de otra época y con nula efectividad hoy día. Un ejemplo claro de esta situación fue el caso de la escuela “Adolfo Prieto” que se intentó convertir en oficinas del Gobierno Estatal sin haber consultado con el o los gremios correspondientes. Si en este caso fue posible detener la acción, no sucedió lo mismo con el despojo del Palacio Federal (donde tenía sus oficinas el Conarte), que se cumplió sin que prácticamente nadie, ni del propio organismo ni de la sociedad civil, protestara. Repensar este tema y más de cara al relevo gubernamental que se avecina, podría venirle bien a un sector más que importante para el desarrollo del estado.

Llegamos pues al final del 2014, un año de claroscuros como se ha dicho, esperemos que en el siguiente sea más evidente lo claro y menos oscuro lo oscuro, todos nos los merecemos. Tengan ustedes un feliz y próspero Año Nuevo.

xavier.moyssenl@udem.edu

veryrepresentar.blogspot.com