Exposiciones, investigación e historia

Preferimos hablAR de cultura en Monterrey, como si iniciara hoy, como si no hubiera antecedente.

Como muchos otros, creo, fui de los primeros en aplaudir la decisión de dar vocación o identidad, más o menos permanente, a los distintos inmuebles que administra el Conarte, por lo que ahora el que la Nave Generadores sea el sitio destinado a albergar las muestras de diseño y arquitectura, no es más que la lógica continuación de aquella decisión.

Que la arquitectura y el diseño, en cualquiera de sus especialidades, sean objeto de atención de museos y galerías, tampoco es ninguna novedad salvo, quizás, en nuestro país, a pesar de los grandes arquitectos y diseñadores con que ha contado y cuenta en la actualidad (hay que apuntar que se han montado en el país y esta ciudad excelentes exposiciones de estas disciplinas, por lo que tampoco es tan extraordinario contar con un espacio dedicado casi exclusivamente a ellas). El que ahora se les atienda, digamos, es debido al reconocimiento de su influencia en la cultura contemporánea, por no decir que están de moda.

Nombrar y repartir vocaciones es una cosa, otra muy distinta hacer que funcionen, por lo general esto lleva tiempo, mucho esfuerzo, igual cantidad de presupuesto y especialización. Nada sencillo, pues la práctica arquitectónica, como la del diseño, no son museables a la manera de las artes visuales.

No quisiera detenerme en estas consideraciones al tocar el tema, la muestra Regional. Arquitectura y diseño enMonterrey, inaugurada el 30 de octubre en la Nave Generadores del Conarte. Su montaje tipo Feria del Hogar (en la segunda planta) y la pobreza de un supuesto minimalismo con que se recibe a los espectadores da para un texto aparte, por lo que prefiero hablar de lo que me propone, o creo que me propone, como público que soy de ella.

Con los años he aprendido a apreciar el empeño puesto en armar una exposición sea grande, importante, minúscula, trivial o de plano mala, todas, nos guste o no, aportan algo. Cierto, el problema es que no siempre le atinan a la diana a la que apuntan. Regional, sin duda, es un muy meritorio esfuerzo, pero fallido en su médula, si es que he de creer en lo que dice una de las cédulas con que abre la muestra: “… se presenta como una antología de fragmentos de la historia de la construcción de una identidad fluida, cambiante, inestable y a veces precaria: regional.” Dejemos para otro momento la discusión sobre la selección de adjetivos con que se califica nuestra identidad y detengámonos en la primera parte. Una antología es una recopilación de textos, su valor depende de su tema y de quién la lleve a cabo, y ni qué decir de los fragmentos, los cuales de inicio, no sabes qué tan completos e íntegros se encuentran; ni una antología ni una colección de fragmentos hacen una historia, ningún tipo de historia, si bien nos va, son aportaciones singulares, hallazgos, resúmenes, a partir de los cuales se puede hacer esa historia. El gran riesgo de muestras como la presente y su discurso es que dan la impresión de que su tema es nuevo, in nuce, y que a partir de él, como si de un Big Bang se tratara, nace todo lo demás. No digo que ésta sea la intención de los curadores, pero ésa es la impresión que provoca la visita a la Nave Generadores.

Y es que resulta mucho más barato y cómodo contratar a quien sea para que te arme una exposición, parcial, inacabada, hecha con pedacería, que fomentar y patrocinar la investigación de temas relacionados con la historia cultural de la ciudad. Durante años este vasto campo fue abandonado, porque no había nada qué historiar. Ahora que es claro que ésa fue una concepción errada, parece que preferimos hablar de cultura de y en Monterrey, como si iniciara hoy, como si no hubiera antecedentes que estudiar, ponderar, presentar. ¿Cómo explicamos el presente si no es por el pasado?

Si toda muestra o exposición es realmente una aportación y una aproximación al conocimiento y apreciación de nuestra realidad, no nos detengamos en reunir sin ton ni son documentos individuales, en paralelo vayamos reconstruyendo el rompecabezas en el que esas piezas, al encontrar su lugar, contribuyen a formar una imagen más completa.

xmoyssen@udem.edu.mx

www.visionyrepresentacion.blogspot.com