Cero y van dos

Tengo frente a mí la invitación electrónica que el municipio de Monterrey hizo circular, en tiempo y forma, para invitar a la comunidad a la muestra colectiva de fotógrafos intitulada FOTOUR, en el Museo Metropolitano. En ella, se da el 6 de septiembre como fecha de inauguración o apertura al público, y no lleva información alguna que permita saber, suponer o imaginar, que su existencia sería efímera, pues para antes de que terminara septiembre, del famoso FOTOUR ya no quedaba nada.

Sabemos que la fecha de inauguración no se cumplió, hace poco más de quince días hablé de ello en este mismo espacio. En ese entonces sugerí que se había pospuesto la inauguración, sí, por las condiciones climatológicas, pero también para que hubiera foto inaugural, para que quedara constancia de que las autoridades del municipio son, también, patronas de las artes. Lo que advertí era poco probable, al parecer se cumplió, pues después de la foto (qué ironía), nada más, ya que el espacio en que se supone era exhibida la muestra, lo ocupa ahora la XVII Bienal del Colegio y Sociedad de Arquitectos de Nuevo León.

Después de haber fracasado en mí intento anterior por ver el FOTOUR, decidí no volver y mucho menos escribir al respecto. No obstante, son tan escasas las exhibiciones de fotografía, que no abordar una de ellas y además colectiva, me pareció un desperdicio; además, entre los participantes hay gente a la que respeto como fotógrafo (Juan Rodrigo Llaguno, Roberto Ortiz Giacomán, Juan José Herrera, Jorge Taboada, Erik Estrada, Ruth Rodríguez), otros de los que hace mucho no veo nada (Mercedes Macías, Ingrid Silva, Marcos Méndez, Eduardo Rubio), y otros de los que no sé o no conozco suficiente (Malú Delgado, Marco Reyes, Liz Dávila Skipper, Olivia Garza García, etc.), así que por más contrariado que estuviera por no haberse abierto al público cuando debiera, era esta una muestra que tenía que ver para bien o para mal.

Y desgraciadamente fue para mal. Dicen que al perro más flaco se le suben todas las pulgas, y este parece ser el caso del Museo Metropolitano. El domingo pasado que intenté visitar la exhibición por segunda vez, no sólo ya había sido desmontada, sino que el museo no tenía luz, y presenta un calamitoso estado provocado, entre otras cosas, por un sinfín de goteras que no dejan de recordarnos que estamos en época de lluvias. Entiendo que el inmueble quite y ponga las exhibiciones que quiera, un poco menos que se quede sin luz, pero lo que es inconcebible son las goteras, tómese en cuenta que no estamos hablando de cualquier municipio, hablamos de la capital del estado de Nuevo León, en la que se gastan millones y millones de pesos en comunicación.

¿Y la fotografía? Pues al menos se retiró de ese ambiente que es mortal para ella. Por lo demás, hasta creería que se montó a propósito de Fotoseptiembre y que por ello se quitó a fin de mes, pero ¡oh falsedad!, su invitación electrónica tampoco hace referencia a este evento. Si a través de FOTOUR se pretendía promover algo (fotografía, la ciudad, los fotógrafos), lo mejor será pensarlo dos veces la próxima vez, o por lo menos evitar hacer cualquier evento en estos meses de tan alto riesgo.

¿Y los fotógrafos? Pues yo esperaría algún tipo de reacción (un comentario al menos) de la flamante nueva dirección del pésimamente llamado gremio de los fotógrafos. Y aunque es posible que se haya dado en las redes sociales, creo que lo importante es llevarla a la arena pública real para su discusión ¿o estaremos tan mal que nos conformamos con que se incluya nuestro nombre en una invitación, para creer que estamos haciendo currículo?

¿Y el público? Ni ésta ni alguna otra exposición se lleva a cabo para darme gusto, eso lo tengo claro, como también que se hacen pensadas y destinadas a algo tan abstracto como el público, pero ¿quién es esa entidad anónima que aparece mentada aquí y en todas partes? A reserva de tratar este tema otro día, digamos por lo pronto –y no sé si al “público” le interese en algo– que alguien o algunos tienen que decir cosas que quizás a unos incomode, otros prefieran callar y a los más les valga…

www.visionyrepresentacion.blogspot.com