El Minuto 90

Se los dije

Seguramente esta columna le caerá como patada en medio de las piernas a muchos, pero se los dije.

Una y otra vez.

Tengo más de un año escribiendo y comentando de lo que hoy todo México habla. Chicharito es malo, muy malo. Malísimo.

Estuvimos -estamos todavía- cerca de no ir al Mundial y gran parte de la culpa la tiene Javier Hernández.

Especialmente dedico este espacio a José Ramón Fernández, quien me llamó estúpido al aire, y a Mauricio Pedroza, Tony Cherchi y Álvaro Morales también de ESPN, quienes me criticaron por decir que el Chicharito era un delantero empuja pelotas, sin técnica, sin futbol.

Pero el tiempo pone a cada quien en su lugar, y ahora ellos qué van a hacer… Pues criticar al Chicharito, ¿qué más les queda?

Esa falla del penalti contra Panamá que casi nos deja fuera del Mundial resume todo lo malo que es. Pero tuvo que fallar ese penal para que todo México se diera cuenta que el traje de gran jugador que traía puesto era una farsa.

Poquísimos minutos jugados en el Manchester United además respaldan lo que les venía diciendo.

Se convirtió en un graba anuncios más que en futbolista. A partir de ese cobro atajado por Jaime Penedo lo vamos a ver en caída libre. Al rato regresa acá al futbol mexicano, no sin antes vagar o por algunos países de tercera allá en Europa, para que en vivo y a todo color puedan disfrutar sus fallas.

Amigos, el comentarista no puede guiarse por el mismo juicio que un simple aficionado, se supone que los que traen el micrófono pueden percibir un poquito más y con su análisis ir más allá.

Ver sus goles con la cara, con la nariz, volteando, y de todas las maneras posibles que marcó, les tenían que haber dado a muchos al menos un aire de que buen jugador no era.

Ahora los que tanto lo elevaron, lo están dejando caer.

Bien les dije que es un engaña bobos, de esos que hay muchos en el mundo del futbol, incluso frente a las cámaras.

twitter@WillieMty