El nuevo orden

Se cura influenza y homosexualidad: Richard Cohen en Monterrey

Lo que sí puedo afirmar, desde mi experiencia, es que las terapias de reorientación sexual se parecen más a los sketches del gran Polo Polo cuando imita a un gay amanerado.

En 2010 fingí padecer una espeluznante angustia a causa de mi homosexualidad y así poder infiltrarme al interior de Courage Latino, la organización que según sus estatutos es capaz de curar la atracción por el mismo sexo. De la experiencia escribí un extenso y divertido artículo que salió publicado en la extinta Milenio Semanal ese mismo año.

A continuación, un fragmento de una de las tantas entrevistas que tuve al interior de Courage, ocurrió al interior de una iglesia en medio de la Zona Rosa de la Ciudad de México. Sin mucha audacia escondí la grabadora en uno de los bolsillos del pantalón…

Yo: “¿Cómo puedes ayudarme?”

Saúl, de Courage Latino en el DF: “Primero que nada, nosotros no pretendemos cambiar a nadie porque sabemos que eso no se puede, el cambio tienes que hacerlo por ti mismo, cuando te des cuenta que ser gay, además de ser un camino muy difícil, no está bien…”

Yo: “¿Tú crees que ser gay es difícil?”

Saúl, de CLDF: “Es terrible, solamente el que ha atravesado por eso sabe del sufrimiento que se pasa cuando se es homosexual… Aquí te daremos las herramientas para cuando sientas esa fuerte necesidad de llenar tu vacío con hombres, regreses al camino del Señor, conducirlos a un lugar donde puedas agarrarte de un madero para que te sostengas bien fuerte…”

Yo: “¿Y cómo hacen eso?”

Saúl, de CLDF: “Con actividades que nosotros hacemos. Mira, el apostolado de la Iglesia católica nos pide que como soltero hay que vivir en celibato, a menos que ya estés viviendo en matrimonio con una chica. Y no como medida de represión, mira, nosotros nos enfocamos en tres puntos particulares: vida de relación, vida espiritual y sanando tus heridas, que es toda la parte emocional, todo el dolor de tu relación con tu familia, con la sociedad, con los hombres que te acuestas, con esas relaciones urgidas, con todo eso. Cuando el individuo empieza a llevar una vida de relación en serio, empieza la otra parte terapéutica, la psicológica, que se llama terapia de reparación, aunque cuando llegues a esta etapa, entonces nosotros te canalizamos a Renacer, que es una asociación que tiene gente especializada en terapia de reorientación o terapia reparativa…”

El Colegio Labastida en Monterrey tiene programado para el 12 de febrero una conferencia titulada “Cómo amar correctamente” impartida por Richard Cohen, supuesto ex gay e investigador en eso de la terapia de reorientación sexual. Al respecto, muchos colectivos LGBTTTI han mostrado su inconformidad. Se tiene planeada una manifestación pacífica el mismo día de la conferencia afuera de las instalaciones del Colegio Labastida.

Tengo entendido es un evento privado y asistir deber ser una elección tan personal como opcional. Lo que sí puedo afirmar, desde mi experiencia, es que las terapias de reorientación sexual se parecen más a los sketches del gran Polo Polo cuando imita a un gay amanerado, sin mencionar lo fraudulento e hipócrita de su sermón.

Además que la calentura contenida en esas reuniones supera los grados de cualquier sauna gay. Recuerdo perfectamente la mirada libidinosa de Saúl. Si supiera que se trataba de la grabadora.

http://twitter.com/wencesbgay