El nuevo orden

"Here Lies Love o la nueva Evita"

El público  disfruta del espectáculo en medio de dos escenarios atiborrados de efectos especiales que brotan del subsuelo.

(Texto que forma parte de la lista sobre Los discos que los gays debieron escuchar en 2014; la versión completa, sin censura ni miedo a la Conapred, próximamente en #GayBarebackMixtapeSeries de Noisey México).

Me cagan los musicales. Nomás no le veo lo irresistible a eso de que los actores, hasta para notificarte que por una diarrea satánica no asistirán a la audición que los catapultará a una demencial fama, tengan que hablar cantando, por mucho que tengan voces prodigiosas.

Además, desde niño he tenido la impresión que los musicales duran una eternidad infernal, más que la trilogía de El señor de los anillos y El Hobbit pegadas y de corrido. 

Ahora bien, según mi breve razonamiento antigregario, la ecuación musical-homosexual tiene que ver con la alucinación histriónica de afeminada libertad que ofrecen los musicales en el escenario, donde jotear-re-a-gusto es lo mismo arte que afirmación. ¿Me estoy viendo prejuicioso y homofóbico? ¿Entonces por qué los homosexuales insisten en prender veladoras a obras como Mentiras o Wicked o Mame o Cats o Legally Blonde (sí, cuenta con una versión musical) o Kinky Bootsy pasaron de largo ante Here Lies Love?

Si fuera cierto que existen gays catadores de musicales (y por ende se perciben como batos de mejor gusto), sabrían que Here Lies Love fue el musical que conmocionó a Broadway este 2014.

Here Lies Love narra la polémica historia de la que fuera primera dama de Filipinas a principios de la década de los sesenta del siglo pasado, Imelda Marcos, de ahí que este musical ya se le conozca como La nueva Evita. Lo interesante es que tanto la producción como composición lírica fueron creadas por David Byrne, el genio hacedor de los seminales Talking Heads (dato para uno que otro gay despistado) y Norman Cook, Fatboy Slim en el mundo de la electrónica, autor de los trancazos bailables “Praise You” o “The Rockefeller Skak”. Así pues, los diálogos cantados (es un jodido musical después de todo) transitan sobre fondos de world music y big beats domesticados y asequibles, bajo la dirección de Alex Timbers, nombre frecuente en la nominaciones a los premios Tony.

Otro aspecto que ha hecho interesante a Here Lies Love es que en el foro donde se presenta no hay asientos, el público disfruta del espectáculo en medio de dos escenarios atiborrados de efectos especiales que brotan del subsuelo, lo que ofrece un buen espacio para bailar las rolas movidas, que son muchas. Aunque no faltan las baladas.

Para celebrar el éxito de este musical, Byrne y Fatboy Slim convocaron a féminas cantantes como Florence and the Machine, St. Vincent, Cyndi Lauper, Tori Amos, Roisin Murphy, Natalie Merchant, Sia, entre muchas otras, para que interpretaran las piezas que conforman el musical y lanzar una especie de soundtrack b-side de HereLies Love. También puede conseguirse el disco con las canciones originales tal cual sonaron en el musical en voz de sus protagonistas.

Es indispensable y sublime el track “Why don´t you love me” que cantan a dúo la Lauper y Tori Amos…

stereowences@hotmail.com

http://twitter.com/wencesbgay