El nuevo orden

Efectos especiales: "porno bareback digital"

Al  final es más caliente ver escenas sin protección, por mucho que la audiencia tenga en cuenta que el látexfue borrado dándole clicks a un "software".

Cómo carajos pretenden afirmar su convicción por el sexo seguro? Con California Dreamin’ 1 están confirmando la premisa que al final es más caliente ver escenas sin protección, por mucho que la audiencia tenga en cuenta que el látex fue borrado dándole clicks a un software.

En 2011 una revista me encargó la tarea de investigar las consecuencias del terrorífico escándalo que puso de cabeza al Valle de San Fernando (famoso por aglutinar a las compañías más importantes dedicadas al porno buga), al norte de Los Ángeles. Derrick Burts, actor porno de entonces 24 años, ofreció una conferencia de prensa en la que revelaba su fallo positivo al VIH, alertando a todos los actores y actrices con los que salió a cuadro y evidenciando la corrupción dentro de la Adult Industry Medical Healthcare Foundation (AIM), una suerte de centro de salud especializado en la atención médica de todos aquellos actores pornográficos que graban en Los Ángeles.

Por ese entonces Falcon Studios, la legendaria firma de videos gays, se almidonó el cuello con grumos de moral y, en una actitud más metiche que útil, declaró que en sus videos el condón era obligatorio, se jactaban de hacer close up al momento justo en que rompían correctamente el empaque del preservativo en sus videos.

Como no podría ser de otra manera, las soberbias declaraciones fueron aderezadas con un placentero señalamiento a la irresponsabilidad de las compañías porno bugas.

Hace apenas unos días Michael Lucas, del staff de Falcon, anunció con el mismo argüende con el que se indignó ante el caso de Derrick Burts, el lanzamiento de California Dreamin’ 1, el primer video bareback o a pelo del estudio, es decir, sin ningún rastro de condón ante las cámaras.

Pero no hay de qué preocuparse pues los actores nunca dejaron de utilizar condones, manteniéndose a salvo del VIH o cualquier otra ETS. ¿El secreto? Los condones fueron eliminados en la postproducción mediante técnicas digitales.

De acuerdo con Michael Lucas, su intención no era subirse el tren de las nuevas generaciones de homosexuales que prefieren ver porno si protección (parece que este tipo no puede hablar si estigmatizar), sino rendir un homenaje a lo que se conoce como etapa precondón, refiriéndose a todo aquel porno que se grabó antes de la aparición del VIH-Sida. Revivir la sensación de esa fantasía vintage*. ¿Le creemos? ¿Y dónde quedaron los mensajes de sexo seguro de los que tanto se jactaban? ¿Quieren revivir una fantasía o unirse a la demanda del mercado con sus respectivas ganancias económicas? ¿Cómo carajos pretenden afirmar su convicción por el sexo seguro? Con California Dreamin’ 1 están confirmando la premisa que al final es más caliente ver escenas sin protección, por mucho que la audiencia tenga en cuenta que el látex fue borrado dándole clicks a un software.

Porque en la vida real, en la etapa del faje, no hay efectos especiales. O usas condón o no. Cómo me harta esa testarudez por la apariencia políticamente correcta que nos persigue con la misma violencia que la homofobia. En este caso, las payasadas doblemorales le salieron caras a la Falcon. Imagino que borrar digitalmente los condones usados en una producción porno debió ser una joda (pobre del editor), además de costoso.

http://twitter.com/wencesbgay