Sin código

El sur, entre conurbaciones y suspirantes

Los lazos entre los municipios conurbados vuelven a estrecharse. Es más que notable en los discursos, en los eventos, en los saludos, en los intercambios de palabras como al mismo tiempo en los proyectos de infraestructura, en la participación de actividades y eventos conjuntos y en la ayuda la sociedad en general.

Ese encuentro más cerrado que hay entre Magdalena Peraza Guerra de Tampico, Alma Laura Amparán de Altamira y Andrés Zorrilla Moreno de Ciudad Madero se vislumbra en los últimos meses. Es cierto que cada ciudad tiene sus problemas particulares, sus focos de atención, pero están más que entendidas las similitudes y situaciones que comparten.

Un ejemplo está con la realización del Congreso Nacional de Valuadores que se está desarrollando en un hotel de Playa Miramar. Mientras los representantes de todas las delegaciones debaten y también se actualizan sobre el tema, también gozan de los servicios de atención, como el tranvía porteño que los traslada a todos los puntos turísticos de la región.

A ellos se le agrega la colaboración en obras de infraestructura, donde todos coinciden en que cada proyecto que se esté realizando en breve, como otros que ya se pusieron en marcha, contará con el apoyo de las autoridades tanto locales como estatal; algo que resaltó Eduardo Manzur, presidente del CIEST, que la región continúe siendo el sector pujante de la economía tanto huasteca como tamaulipeca.

Así es como se viven los tiempos actuales, precisamente al cumplirse el año de administración en cada uno de los ayuntamientos, como también es el momento en que lo político resuena al darse el banderazo para el proceso electoral del 2018, que incluye la revalidación o renovación de las presidencias municipales.

Con alcaldes concentrados en su chamba, saltan nombres que van de un lado al otro tratando de encontrar cabida en cualquier institución política que les permita competir. Pasa en Tampico donde varios quiene hacerlo, como el expriista Eduardo Hernández Chavarría que genera opiniones encontradas en el PAN.

Tanto en Altamira como en Madero el PRI pretende revivir, cocinando a Griselda Carrillo, Carlos González Toral y Jaime Turrubiates como sus principales cartas, en tanto que Morena está por definir a sus coordinadores, donde Adrián Oseguera y Joaquín Juárez son aplaudidos, pero a Erasmo González y Armando Martínez les hacen cara de fuchi, hasta el propio Andrés Manuel López Obrador. Así están los días en el sur, entre conurbaciones y suspirantes.