Sin código

El nuevo capítulo de la IP tamaulipeca

El sector empresarial de Tamaulipas se encuentra en un escenario pocas veces conocido no solo para ellos, también para la misma sociedad. Los dueños y representantes del ramo productivo, sean pequeños, medianos y grandes, han dejado de ser los eternamente ninguneados por las autoridades (muchos que ya pasaron), tachados algunos como conflictivos, que presionar por un fin político y cerrando con ello ideas importantes a aplicarse en un estado que requiere su conocimiento y su talento para florecer, para crecer, para prosperar.

Directivos de cámaras nacionales, regionales y locales, hoy ocupan puestos que tienen injerencia en las decisiones a corto, mediano y largo plazo. Imponen agenda, acuerdan proyectos, abren puertas a inversiones, fiscalizan el mal actuar de los funcionarios y, cuando ha sido necesaria de su ayuda, dan su mano y se organizan para atender emergencias en cualquier parte del país.

Lo que ha sucedido en este año debe marcar la visión al cual el estado se dirigirá en los siguientes cinco años. Las propias autoridades estatales y municipales entienden el papel que juegan; no solo les ofrece voz, también voto, una silla en todas las mesas. Por esto y con plena confianza se le delegan ciertas funciones, son atendidos como lo que son, parte del capital que genera empleos y calidad de vida a la ciudadanía, contribuyen con impuestos y hasta con recurso tanto económico como humano en diversas áreas.

Y para ello, un pequeño resumen de lo que han logrado desde octubre del año a la fecha:

Bertha Salinas, inversionista en el ramo hospitalario e integrante de la Asociación de Mujeres Empresarias, dirige en la zona sur la Mesa de Seguridad. Arturo Narro Villaseñor cuenta con dos encomiendas: lidera tanto la Confederación Mexicana Patronal en Tampico (Coparmex) y al mismo tiempo la Comisión Estatal Anticorrupción. Agregamos a Sergio Maldonado Pumarejo, quien ha combinado su trabajo en la hotelería para organizar el Consejo para el Desarrollo Económico y la Competitividad en la región. Los tres, privilegiados de esa silla junto al gobernador.

Estos son los nuevos aires que el empresariado tamaulipeco goza. La autoridad ha logrado darle su sitio, lo hace partícipe de cada acción, se le consulta y ahora lo que sugieren se aplica. Esto no sucedía muy a menudo y todo indica que no hay marcha atrás.

No hay que olvidar en este tema a la academia ni a los colegios de especialistas, los cuales también han aportado su granito de arena.